sábado, 17 noviembre 2018
15:18
, última actualización
Local

El consorcio de residuos se crea tras 19 meses de espera

La nueva institución elige este viernes a su consejo de administración para prestar servicio a 33 municipios.

el 22 dic 2011 / 19:54 h.

TAGS:

Un operario trabaja con los residuos urbanos de la planta de reciclaje Montemarta Cónica de Alcalá de Guadaíra.

El Consorcio Central de Residuos se constituirá este viernes tras 19 meses de espera y con el horizonte puesto en 2016, fecha en la que está previsto que se formalice la fusión de servicios entre la Mancomunidad del Guadalquivir y la de Ecoalcores, las responsables de la gestión de las basuras en 33 municipios. El encuentro servirá para designar al presidente y el vicepresidente de este ente, así como el resto del consejo de administración, donde habrá un miembro de cada mancomunidad más un representante de la Diputación de Sevilla, una de las impulsoras de un proyecto con el que se busca, sin plazos ni fechas marcadas, poner la primera piedra a la gestión única de los residuos en toda la provincia. Asimismo, se constituirá la Junta General del ente, que estará formado por 13 miembros: seis de la Mancomunidad de los Alcores, cinco de la Mancomunidad del Guadalquivir y dos más de la Diputación de Sevilla.

El nuevo consorcio, del que se trabaja desde hace años, dio un paso decisivo a finales de mayo de 2010, cuando el pleno provincial aprobó su puesta en marcha con el voto favorable del PSOE. A partir de ahí se estableció un plazo de 30 días de alegaciones, que sin embargo se han alargado hasta finales de este año, es decir, 19 meses después de su aprobación. En esa dilatación también jugaba la redacción de los estatutos, que se publicaron a finales de 2010.

El Consorcio Central de Residuos se constituye para hacerse cargo del tratamiento y reciclaje de la basura generada por 33 municipios que representan el 59% de la población de la provincia y en el que están incluidos Sevilla, Dos Hermanas, Alcalá de Guadaíra y el Aljarafe. Los datos que maneja la Diputación es que estos pueblos generan 600.000 toneladas de residuos urbanos al año.

La tardanza en la constitución de estos órganos no trastocará la hoja de ruta ideada para que este consorcio funcione a pleno rendimiento, algo que no se producirá hasta 2016. Esa circunstancia se da porque hay que esperar a que expire la concesión de la gestión y explotación del vertedero y la planta de Montemarta Cónica de Alcalá de Guadaíra.

Una vez se solvente la elección de los órganos de gobiernos, el siguiente paso consistirá en establecer una serie de requisitos para la elección de la empresa que se encargue del ciclo integral de recogida y tratamiento de residuos en estos 33 municipios, para lo que se designará a "la más barata, más eficaz y más sostenible".

La política que pretende desplegar el consorcio responde al objeto de que la gestión de los residuos sea sostenible. Eso significa que se reduzcan las emisiones y la contaminación, se recuperen el máximo de residuos para su reutilización y se entierren los menos posibles. "Reducir, recuperar y reciclar son tres erres que debemos acuñar en el ámbito de residuos", expresó el presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, en su presentación en mayo del año pasado.

En ese sentido, el consorcio se ha ideado para que la provincia se adapte a la nueva legislación (Plan Integrado de Residuos y Directiva Marco Europea) que exige mucho en materia de reciclaje y valorización, razón por la que Villalobos señaló que se iba a trabajar y preparar los medios y estructuras que hagan posible adecuar la planta de reciclaje y los procesos a las exigencias legales.

  • 1