lunes, 25 marzo 2019
14:34
, última actualización
Local

El Constitucional tailandés tumba al Gobierno y pone fin a las protestas

El Constitucional tailandés puso ayer fin a seis meses de protestas al disolver el partido del primer ministro, Somchai Wongsawat, por fraude electoral. Sus dirigentes han sido inhabilitados durante cinco años. Esta decisión llega tras una semana de duras movilizaciones que han aislado al país.

el 15 sep 2009 / 19:15 h.

TAGS:

El Constitucional tailandés puso ayer fin a seis meses de protestas al disolver el partido del primer ministro, Somchai Wongsawat, por fraude electoral. Sus dirigentes han sido inhabilitados durante cinco años. Esta decisión llega tras una semana de duras movilizaciones que han aislado al país por el bloqueo de los aeropuertos.

El tribunal aplicó las mismas sanciones a otras dos formaciones de la coalición gubernamental que, por espacio de dos meses y medio, desoyó las recomendaciones del Ejército de disolver el Parlamento y convocar elecciones para evitar el caos en el país. "No importa que usted esté satisfecho o no con el fallo, lo que le pedimos es que lo acepte", dijo el juez Chat Chalaworn al dar lectura a la decisión judicial, y en aparente alusión a Wongsawat, el tercer primer ministro que Tailandia ha tenido en un año.

Además de a Wongsawat, el tribunal inhabilitó a 36 políticos de su Partido del Poder del Pueblo (PPP), y a 72 destacados miembros de las pequeñas formaciones Chart Thai (Nación Tailandesa) y Machima Tipatai (Por la Democracia). Poco después de conocer el fallo, que a pocos sorprendió, en el ex partido gobernante comenzaron los preparativos para que los 221 diputados no inhabilitados ingresaran en las filas de una de las formaciones minoritarias de la coalición, con la finalidad de contar con los suficientes escaños para formar un gobierno y proponer al Parlamento el próximo primer ministro. La Cámaras tiene 30 días para nombrar un nuevo líder.

"He hecho lo que he podido para gobernar el país", declaró Wongsawat en la ciudad de Chiang Mai, a unos 600 kilómetros al norte de Bangkok y donde se atrincheró cuando la pasada semana los manifestantes de la Alianza del Pueblo para la Democracia ocuparon los dos aeropuertos capitalinos y dejaron así a Tailandia, prácticamente, incomunicada por aire.

Aceptada la decisión judicial por parte de Wongsawat, el hasta entonces viceprimer ministro, Chaovarat Chanweerakuk, asumió las funciones del jefe de un Ejecutivo del que por inhabilitación cayeron 14 miembros, casi todos ellos del PPP.

La formación de Wongsawat estaba considerada la reencarnación del Thai Rak Thai (Tailandeses Aman lo Tailandés), el partido fundado por ex primer ministro Thaksin Shinawatra, depuesto en la asonada de 2006 y que el Constitucional disolvió en mayo del año pasado, también por fraude electoral.

La Carta Magna, aprobada a instancias del Gobierno pro militar en un referéndum organizado en agosto de 2007, establece que cualquier formación que vulnere la normativa electoral debe ser disuelta y sus líderes inhabilitados para ejercer la función pública durante un periodo mínimo de cinco años. En respuesta a la decisión judicial, y tras más de seis meses de protestas, muertos por explosiones de granadas, cargas policiales y peleas callejeras con sus rivales políticos, la Alianza anunció el desbloqueo, a partir de hoy, de los dos aeropuertos de Bangkok, que tenía tomados desde hace una semana. Cerca de 350.000 turistas extranjeros se han visto perjudicados por la ocupación de los aeropuertos tailandeses de Suvarnabhumi y Don Muang, en los que desde hace una semana rige el estado de excepción.

Primeros vuelos. La Autoridad de Aeropuertos anunció que los primeros vuelos desde el aeropuerto internacional de Suvarnabhumi saldrán un día después de que la Alianza complete su retirada. La decisión se dio a conocer después de que el presidente de la Autoridad de Aeropuertos, Vudhibhandhu Vichairatana, se reuniera con los dirigentes de la Alianza e inspeccionase con algunos de ellos las instalaciones tras las protestas.

Por Suvarnabhumi, en cuya construcción el Estado invirtió 4.000 millones de dólares, pasaban a diario hasta antes del bloqueo cerca de 125.000 pasajeros y por sus pistas rodaban cada hora una media de 79 aviones.

  • 1