Local

El consumo se estanca mientras suben las exportaciones

el 18 may 2011 / 10:56 h.

TAGS:

La economía española registró una subida del 0,3% en el primer trimestre del año y del 0,8% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior gracias al sector exterior, según confirmó este miércoles el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En concreto, la actividad global creció en tasa interanual a un ritmo de dos décimas superior al del trimestre precedente, cuando creció un 0,6%.

De esta manera, la economía española continua en una senda de suave crecimiento interanual, apoyada fundamentalmente por la contribución del sector exterior.

El PIB registra ya tres trimestres seguidos con crecimiento positivo en tasa interanual, tras el estancamiento del segundo trimestre del pasado año y el descenso del 1,4% del primer trimestre de 2010.

En términos intertrimestrales, el PIB creció un 0,3%, una décima más que en el trimestre precedente.

Los datos de la crecimiento anual y trimestral coinciden con los publicados en la estimación avance de la Contabilidad Nacional Trimestral el pasado 13 de mayo y mejoran en una décima, tanto en la variación intertrimestral como en la interanual, a los estimados por el Banco de España.

El INE destacó que en el primer trimestre del año se observa una estabilidad en el comportamiento de la demanda nacional y una mayor contribución del sector exterior al crecimiento agregado.

Así, la aportación negativa de la demanda nacional al PIB se mantuvo idéntica a la del trimestre precedente (-0,6 puntos), mientras que la demanda externa aumentó dos décimas su aportación al crecimiento, del 1,2 a 1,4 puntos, debido a la aceleración significativa de las exportaciones, acompañada de una ligera moderación de las importaciones.

Dentro de la demanda interna, el gasto en consumo final de los hogares atenuó su crecimiento, la inversión redujo unas décimas su contracción y, finalmente, el gasto de las administraciones públicas repuntó a tasas positivas, hecho que no se producía desde el cuatro trimestre de 2009.

En concreto, el gasto en consumo final de los hogares moderó su crecimiento interanual en el primer trimestre, desde el 1,7% hasta el 0,7%. Analizando los distintos componentes, el consumo de bienes mostró un ritmo más desacelerado, especialmente en el caso de los bienes duraderos, mientras que el gasto en consumo de servicios mantuvo una evolución estable en tasas de crecimiento positivas.

Además, la remuneración de los asalariados, principal recurso de las familias para afrontar su consumo, se redujo ligeramente en este trimestre (-0,2%), por lo que la incidencia de estos dos hechos en el ahorro de las familias es negativa.

Atendiendo al gasto realizado en el territorio económico, la desaceleración registrada por el consumo es menor (del 1,8% al 1%), hecho que se produce como consecuencia del aumento de la actividad turística, que se tradujo en un incremento del gasto de los no residentes.

Por su parte, el gasto en consumo final de las Administraciones Públicas repuntó en el primer trimestre desde el -0,9% hasta el 1,1% interanual. Este comportamiento se observa tanto en la evolución de la remuneración de los asalariados de las Administraciones Públicas como, especialmente, en la de sus consumos intermedios.

Por su lado, la formación bruta de capital fijo redujo en tres décimas su crecimiento negativo, al pasar del -6,1% al 5,8%. Según el INE, esta trayectoria favorable de la inversión no es compartida por sus principales componentes, a escala agregada. Así, mientras que la inversión en bienes de equipo desacelera su crecimiento positivo, la construcción y los otros productos mejoran el ritmo de evolución negativo de trimestres anteriores.

ACELERACION DE LAS EXPORTACIONES.

La contribución de la demanda exterior neta de la economía española al PIB trimestral se incrementó en dos décimas como consecuencia de la aceleración significativa de las exportaciones y de la ligera moderación de las importaciones.

En concreto, las exportaciones de bienes y servicios expandieron su crecimiento, del 10,5% al 11,2%, completamente en línea con la evolución de la demanda nacional de los países a los que se destinan estas exportaciones, fundamentalmente, de la Unión Europea.

 

Por su parte, las importaciones de bienes y servicios moderaron ligeramente su crecimiento, al pasar del 5,3% al 5,2%.

Desde la óptica de la oferta, todas las ramas de actividad, a escala agregada, registraron un crecimiento interanual superior al del trimestre precedente, con un menor decrecimiento en el caso de la construcción.

MAS DE 240.000 EMPLEOS DESTRUIDOS EN UN AÑO.

El empleo, medido en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, estabilizó su variación interanual en el -1,4%, lo que supone una reducción neta de más de 240.000 empleos en un año.

La mayor contracción de la ocupación en el primer trimestre se dio en la construcción, que registró un descenso interanual del 8,7%, aunque este dato fue mejor que el del cuatro trimestre de 2010 (-11%). A continuación se situaron las ramas industriales y energéticas (-2,1%) y las ramas agraria y pesquera (-1,4%).

La productividad aparente por puesto de trabajo equivalente aumentó dos décimas, desde el 2% hasta el 2,2%, mientras que el crecimiento de la productividad aparente por hora efectivamente trabajada se redujo en más de un punto y medio, desde el 2,2% al 0,5%.

Por último, la remuneración de los asalariados redujo un punto y medio su contracción, desde el -1,7% hasta el 0,2%, como consecuencia de la virtual estabilización en la caída del número de asalariados (-1,2%) y del repunte de la remuneración media (del -0,4% al 1%).

 

  • 1