Economía

El control aéreo de San Pablo se privatiza el próximo año

Los veinte controladores tendrán que cambiar de destino o de condiciones laborales

el 13 dic 2010 / 10:42 h.

José Blanco.

Será una liberalización parcial, pero afectará a los 20 controladores de la plantilla del aeropuerto de San Pablo. El ministro de Fomento, José Blanco, anunció ayer que 13 torres de control, entre ellas las de Sevilla y Jerez, cambiarán de manos. Se sacarán a concurso para nuevos proveedores distintos a AENA en “las próximas fechas”, esto es, en 2011. Es decir que las operaciones de aproximación, despegue y aterrizaje las controlará una empresa privada.


Según el ministro, las torres de control que AENA va a liberalizar en una primera etapa son Alicante, Valencia, Ibiza, La Palma, Lanzarote, Fuerteventura, Sevilla, Jerez, Sabadell, Cuatro Vientos, Vigo, A Coruña y Melilla.


Después, y a partir de 2012, se liberalizará el resto, lo que, según Blanco, supone “romper el monopolio de AENA en la prestación de servicios de control aéreo en España”. El ministro explicó que hasta el momento se han recibido varias solicitudes de empresas que están en proceso de certificación para realizar la gestión del tráfico aéreo, además de Ineco, ya certificada. Las empresas son Saerco, ACS, Clece, Geswnaer, Indra y Ferroser (Ferrovial).


Esta situación –dijo– supondrá estimular la competencia entre empresas y ganar “en eficiencia y calidad de servicio”. Además, Blanco hizo hincapié en que en España no faltan controladores aéreos y destacó que se ha iniciado un nuevo modelo de formación. En el caso de los 20 controladores de la torre de control sevillana, la ley marca tres opciones. En primer lugar, estos trabajadores podrán pedir el traslado a otro aeropuerto donde AENA mantenga el servicio. En segundo lugar, pueden acogerse a un despido con indemnización o, la última opción, subrogarse a la empresa adjudicataria.


Esto supondría que sus condiciones laborales cambiarían, adaptándose a las que establezca la empresa que gestione el servicio. La consejera andaluza de Presidencia, Mar Moreno, estimó ayer que el Gobierno central está dando pasos para “diversificar la gestión de los controladores aéreos” y garantizar un futuro “con bastante más tranquilidad” en esta materia tan sensible.


Para Moreno, otra medida distinta fue la anunciada por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de permitir la entrada de capital privado hasta en 495 en algunos aeropuertos de España, lo que supone una privatización parcial en lo que se refiere a los activos y a la actividad económica.


A su juicio, una cosa es permitir la entrada de capital privado en la gestión de aeropuertos y otra cosa es esta segunda medida anunciada ayer, “que no está vinculada a la anterior”.


El secretario de Acción Sindical de Comisiones Obreras, José Luis García, mostró “su total desacuerdo” con la liberalización a lo largo de 2011 de las torres de control de 13 aeropuertos, entre los que se encuentra Sevilla y Jerez de la Frontera (Cádiz), donde afectará a unas 34 controladores entre los dos centros.


“No hay por qué privatizarlo” sino que “hay que adecuar el mercado de trabajo y el salario de los trabajadores que están ahí”, advirtió García, quien indicó que la primera consecuencia para estos controladores será la movilidad geográfica, ya que los trabajadores “se tendrán que ir o a un centro de control o a otra torre de las que quedan en AENA”.


De los 440 controladores que dejaron su puesto de trabajo en toda España entre los días 3 y 4, 56 eran de Andalucía y 31 pertenecen a San Pablo, incluidos los del centro de control del espacio sur que también está en Sevilla, según aclararon ayer fuentes del aeródromo sevillano a esta redacción.

  • 1