El convento de San Francisco sirve de excusa para impulsar el turismo religioso en Écija

El Ayuntamiento de Écija quiere que el convento de San Francisco sirva como atractivo turístico. El templo, que se levanta en pleno centro de la ciudad, en la plaza de España, el Salón, cuenta desde hace poco más de un mes con iluminación artística para resaltar su fachada y su portada, restauradas gracias a fondos públicos.

el 10 ago 2010 / 18:35 h.

Los clientes disfrutan en una marisquería mientras los coches descargan detrás.
Esa iluminación es calificada de "magnífica" por el portavoz municipal del Gobierno local (PSOE), Fernando Martínez, que recuerda que ha sido realizada por Mariscal Montajes Eléctricos, la misma empresa que se ha encargado de la iluminación de la recientemente inaugurada iglesia de los Descalzos, otro templo que en septiembre podrá ser visitado por los turistas.


El portavoz socialista explica que la idea principal es "llegar a acuerdos con la Iglesia para poner en valor el patrimonio eclesial", haciéndose eco de una idea avanzada por el que fuera cardenal arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, y compartida por el vicario de la zona sur de Sevilla, párroco de la iglesia ecijana de Santiago y ex arcipreste de Écija, Luis Rebolo, de abrir las iglesias a los fieles.

"Qué menos que, si se han recuperado esos edificios con inversión de dinero público, se destine el resultado a su explotación turística", apunta Martínez. En ese sentido, y según el portavoz socialista, la explotación de ese turismo cultural eclesiástico está "entre las principales potencialidades de la ciudad". Como ejemplos pone la propia recuperada iglesia de los Descalzos "o el museo de arte sacro de Santa Cruz", la parroquia mayor ecijana.

La iluminación exterior de la iglesia conventual de San Francisco es "de bajo consumo y resalta los detalles de la restaurada portada", según Martínez. El templo es de estilo neoclásico, está enclavado en el entorno monumental de la plaza del Salón y aún conserva algunos elementos del siglo XV. El nuevo equipamiento instalado proyecta luz uniforme en la fachada, las cubiertas y la espadaña.

El templo, restaurado recientemente por la empresa especializada Imesapi SA, consta de tres naves y un crucero, lugar en el que se conservan bóvedas góticas de la época en la que se fundó, mientras la portada que comunica la iglesia con la Plaza de España pertenece al siglo XVII. En su interior alberga un retablo mayor considerado como uno de los más importantes iconos del barroco astigitano del siglo XVIII, y una rica composición donde se venera la Inmaculada Milagrosa, en la hornacina principal.

La espadaña más pequeña es considerada una interesante obra del siglo XV, quizá la obra más antigua de la iglesia. Una nueva imagen que hace del convento de San Francisco un importante atractivo turístico de la localidad a la vista de todos.

  • 1