jueves, 15 noviembre 2018
22:47
, última actualización
Deportes

El Coria, del gozo al lamento en apenas un segundo

El conjunto de Mariano Suárez fue infinitamente superior a su rival, aunque un penalti injusto en las postrimerías dinamitó una renta que hubiera adquirido un valor incalculable para el choque de vuelta.

el 09 jun 2013 / 00:59 h.

coria-poblense05 Israel y Víctor Salas celebran, eufóricos, el 1-0. Foto: R. Fernández. Una cruel mueca del destino. Un segundo y el silencio. Un gol y un grito de lamento. Hasta de impotencia. El Coria CF caricaturizó al Poblense, fabricó ocasiones para golear, mereció ganar con solvencia y, en el minuto 89, se amortajó de la forma más triste. El once de Mariano Suárez firmó un desalentador 2-1 ante un oponente que factura sin dudar a sus rivales en el Estadi Municipal de Sa Pobla, un lugar idílico en el que Lorenzo Serra Ferrer imaginó la gloria. El cuadro ribereño encajó un gol que podría significar un desenlace diferente al propuesto cuando la grada era una auténtica fiesta. En la vuelta, los amarillos deberán conservar una renta exigua que, en caso de obra cumbre, será suficiente para asaltar la tercera y última ronda del play-off a Segunda B. coria-poblense13 La afición del Coria celebra el 2-0 de Feito. Foto: R. Fernández. En los primeros instantes, Mariano Suárez, técnico del Coria, decidió apostar por un 4-4-1-1, un sistema que funcionó en la ida de la primera eliminatoria ante el Calahorra riojano. El Poblense desplegó un 4-4-1-1 que mutaba a un defensivo 4-5-1 cuando el Coria gestionaba la posesión de balón. Los baleares asumieron el papel de víctimas y se replegaron en su área. El panorama era claro. Con Selu, soberbio, y Curro en los flancos de ataque, los anfitriones iniciaron el choque con electricidad y rapidez en las transiciones. Sin embargo, el orden defensivo azulgrana generó un inquietante mapa. La única forma de penetrar en la sólida zaga mallorquina era a través de envíos en largo a Suanes, que subsiste en el desierto gracias a su ingenio y capacidad de adaptación. José Antonio evitó el 1-0 en un intento de despeje de Matías que se envenenó con el aliento de un graderío entregado. Israel y Víctor Salas se apoderaron de la sala de máquinas a base de sacrificio y constancia. Jordi y Carlos David, el doble pivote visitante, trató de asfixiar a los locales con una presión a campo abierto. Los de Suárez se refugiaban en su calidad para amedrentar a un oponente que se desplomó con el 1-0, obra de Israel. El capitán cazó un balón muerto y, con el alma, batió al meta rival. El gol desconcertó al Poblense, que apenas se prodigó en las inmediaciones de Isco, atento hasta en los trailers. coria-poblense02 Mariano Suárez arenga a sus pupilos desde la banda. Foto: R. Fernández. Alcanzado el ecuador, el Coria perdonó el 2-0 en una jugada de laboratorio. Víctor Salas, astuto, botó una falta con rapidez y Rubén, libre de marca y con el puñal en la mochila, envió el cuero desviado. El partido estaba roto y los visitantes ni habían gritado presente. La calma y el sosiego se apagaron cuando Romero, antes del descanso, malogró una ocasión clarísima en el interior del área. El Guadalquivir soportó el terremoto con inteligencia. Gritos de ánimo para un Coria dominador. Sin traicionar su libro de estilo pero con un loable camuflaje, el once ribereño trató de buscar el 2-0, aunque Suanes, intrépido, claudicó ante José Antonio. Tras el intermedio, el técnico del Poblense, Ramón Jiménez, buscó alternativas a las lesiones de Jaime y Crespí. En apenas un intervalo de 10 minutos, el Coria perdonó tres ocasiones clarísimas. Selu dibujó una autopista en la banda de Buades y Suanes se encargó de desquiciar a los centrales. El carloteño no fue capaz de batir al meta insular tras un formidable servicio de Víctor Salas. Los del Guadalquivir multiplicaban el nivel de decibelios con su intenso dominio y Selu, en pleno carrusel, fabricó una acción de crack. El veloz y elegante interior se zafó de su par, encaró a Juan y Matías y se plantó ante el arquero oponente, que evitó el 2-0 con una manopla prodigiosa. El choque estaba roto. El Coria asediaba la meta mallorquina y el 2-0 era cuestión de tiempo. De apenas unos minutos. Cuando el crono consumía el 80 de partido, una mano de Tomeu impactó en el balón. López Santos, enérgico, señaló penalti y expulsó al lateral zurdo azulgrana. Feito firmó el segundo y alzó los brazos en señal de júbilo. El Guadalquivir estalló, catapultó al cuadro ribereño y buscó el definitivo tanto de la sentencia. Pero el fútbol, cruel, regaló un último hálito de vida al Poblense. En las postrimerías y en una acción sin peligro, penalti. Busquets, con sangre fría, anotó. 2-1. Hay play-off. Ficha técnica: Coria CF: Isco; Luis, Manu Ruiz (Juan José, m. 73), Aurelio, David Feito; Selu (Juan Gómez, m. 71), Israel, Víctor Salas, Curro (Jorge, m. 83); Rubén; y Suanes. UD Poblense: José Antonio; Crespí (Buades, m. 54), Juan, Matías, Tomeu; Pericas, Jordi, Carlos David (García, m. 41), Romero; Busquets; y Jaime Vidal (Llimos, m. 47). Goles: 1-0 (m. 12) Israel. 2-0 (m. 80) David Feito, de penalti. 2-1 (m. 89) Busquets, de penalti. Árbitro: López Santos, de Tenerife. Expulsó al visitante Tomeu (m. 80). Amarilla a los locales Luis, Juan José y Suanes; y a los visitantes Buades y Busquets. Incidencias: 1.800 espectadores en las gradas del Guadalquivir.

  • 1