Local

El Coro de las quejas

Las obras que cortan las calles, volver a ver al jefe tras el verano... ¿y si se pudiera quejar de todo eso cantando?

el 27 sep 2010 / 21:16 h.

TAGS:

A la señal del director todos empiezan a cantar con las partituras y la letra en la mano, si alguno se va de tono todos comienzan a reírse.

Seguro que hay cosas que no le gustan. Quejarse de ellas no es nada nuevo, pero hacerlo cantando sí que lo es. El pasado martes fue el primer ensayo del Coro de Quejas de Sevilla, el primero en lengua castellana de todo el planeta. Los Coros de Quejas (o Complaints Chorus) nacen en Finlandia en el año 2005 con la idea de convertir el disgusto diario de los ciudadanos en algo creativo y con humor. Desde entonces, este peculiar invento se extiende por ciudades de todo el globo en más de quince países. En lugares tan distantes como Chicago, San Petersburgo, Tokio o Florencia, sus propias versiones de los Coros de Quejas están teniendo una enorme difusión en internet.

Quien quiso fundar la versión española del Coro de Quejas fue Carmen Herrera, la creadora y organizadora de toda la idea gracias a la red social Facebook; como ella misma apunta, "una manera muy moderna de hacer las cosas". Entre risas habla de lo que comenzó como algo fortuito. "Se me ocurrió hacer el comentario, quizás sería buena idea empezarlo en Sevilla. Fue increíble la repercusión que tuvo en un solo día. La gente se unió por Facebook, además distribuimos unos folletos para que la gente se apuntara y nuestro mail para que nos mandaran sus quejas."

En este punto de la conversación se une José Márquez, compositor y director del grupo. Él ha sido el encargado de crear la melodía para la canción, y suya será la tarea de transformar a todos los noveles que conforman el coro en aspirantes a maestros de la canción. "Yo calculo que llegaron a ser más de trescientas quejas las que teníamos. Se ve que la gente está descontenta." En el ensayo no llegaban a ser más de diez, pero realmente el coro lo integran veinticinco personas. Por cuestiones de agenda, los primeros ensayos se dividirán en dos grupos. Del piano se encargará David Postigo y el maestro de la guitarra que los acompañará será Julio, de sólo nueve años de edad.

Después de saber quién es contralto y quién barítono llega el primer ensayo, donde se escucha más de una risa nerviosa cuando alguien se adelanta al ritmo que marca el director. La letra que cantarán la ha compuesto Carmen, y su estribillo deja claro cuál es el problema: Es que no se puede aguantar. "Me ha gustado jugar con la ambigüedad del sevillano, que se queja de todo pero que al final tampoco se hace nada. Las quejas comienzan por la ciudad, el verano, el jefe y el calor del mes de agosto." Ya que los finlandeses se quejaban del frío, ellos hacen lo propio con el clima de aquí.

La canción sigue su recorrido por las fiestas sevillanas: Semana Santa y Feria; hay a quien le gusta divertirse y a quien le molesta que se paralice la ciudad. También hay espacio para los que detestan los tópicos sevillanos o están hartos de que les digan cómo tienen que ser; como dice Carmen: "los que piensan en los sevillanos con la flor y la peina todo el día tocando palmas."

Si los oídos se afinan a tiempo llegarán a punto para su primera actuación, en la clausura del Festival de Perfopoesía que comienza en octubre. Ya sabe, si tiene ganas de quejarse un poco de lo que no le gusta (de forma original claro) o tiene tiempo para gastar, este original coro lo invita a unirse a ellos en cualquier momento. Pero si cuando usted canta se nubla y truena el cielo será mejor que busque su lugar como espectador.

De utilidad

Qué: El primer Coro de Quejas en castellano comienza en Sevilla.
Cómo participar: Para mandar quejas: o bien al perfil en Facebook http://www.facebook.com/pages/Coro-de-Quejas-de-Sevilla, o al correo electrónico: corodequejasdesevilla@gmail.com
Apuntarse al coro: Acudir a cualquiera de los ensayos programados en facebook, no hace falta cantar, cualquier ayuda es bienvenida.
Actuaciones: Domingo 17 de octubre a las 13:00h, en la Alameda, durante el festival de Perfopoesía. 

  • 1