martes, 23 abril 2019
02:25
, última actualización
Deportes

El crédito está en juego (I)

Tres días después del batacazo ante Osasuna, la afición vuelve a someter a juicio al equipo y a su técnico. Manolo Jiménez, más en la picota que nunca por los últimos resultados y la pobre imagen que se viene dando.

el 15 sep 2009 / 20:48 h.

Tres días después del batacazo ante Osasuna, la afición vuelve a someter a juicio al equipo y a su técnico. Manolo Jiménez, más en la picota que nunca por los últimos resultados y la pobre imagen que se viene dando.

El crédito se pone en juego desde hoy, en el primero de los tres duelos con el Dépor.

Sin apenas tiempo para digerir la última jornada de Liga, la Copa del Rey vuelve a escena con su eliminatoria de octavos de final. El bombo y el calendario han sido caprichosos y deparan tres enfrentamientos entre ambos conjuntos en ocho días por lo que pasa el futuro de Jiménez, cuya figura se tambalea sin que nadie, nadie lo impida.

El empate con sabor a derrota del pasado domingo ha sido la gota que colma el vaso de la paciencia de la afición. Sus pañuelos y la cara con la que se fue a casa han hecho que el crédito del técnico quede muy tocado.

A pesar de la marcha este verano de futbolistas importantes, la sensación generalizada es que este plantel puede rendir más de lo que está rindiendo.

También lo piensa el consejo y la dirección deportiva, aunque la diferencia con la afición -al menos con una gran parte de ella- es que mientras la entidad hasta ahora siempre ha respaldado al técnico -ni una sola vez lo ha hecho desde el domingo- el sevillismo se está cansando ya de ver jugar así al equipo, y encima no ganar.

Falló clamorosamente ante la Sampdoria en Génova, donde tiró por tierra la nueva andadura por la Copa de la UEFA, y luego jugó aturdido en Mallorca tras el fracaso. Sin embargo, lejos de reaccionar con las vacaciones navideñas, ha comenzado el año tal como lo despidió, con la salvedad de que ahora ha jugado en el Sánchez Pizjuán, donde se ha podido ver cuál es el sentir mayoritariamente del sevillismo.

Y, la paciencia del presidente tiene un límite. Por mucho que el club haya respaldado a Jiménez, el desenlace de esta eliminatoria de Copa contra el Dépor va a decidir el futuro del técnico, siempre y cuando el conjunto gallego, en plena racha, no haga sonrojar antes al Sevilla.

Caer eliminado significaría recibir otra gran bofetada. Por muy bien que ande el equipo de Lotina, en teoría el nervionense es superior y debe confirmarlo sobre el césped. Si no es así?

Tal es la urgencia que hay que el técnico de Arahal pondrá en liza esta noche a su once de gala, con la excepción del lateral derecho Dragutinovic y Fazio se han quedado fuera de la lista de convocados, por lo que al no estar el serbio, Adriano y Crespo se disputan el puesto de lateral derecho.

Sí figura en la lista Luis Fabiano, tras haber visto el último partido desde el banquillo por culpa de su estado febril.

Donde no será necesario asfixiar a los jugadores titulares es en el Deportivo, que viajará hoy mismo a Sevilla y pondrá en liza un once muy distinto al que viene utilizando en Liga.

Los Aranzubia, Manuel Pablo, Lopo, Ze Castro, Filipe, Lafita, Sergio, Verdú, Juan Rodríguez, Guardado, Bodipo y compañía lo han convertido en el equipo español más en forma tras el Barcelona.

Once victorias y un empate en sus catorce últimos partidos oficiales -disputa tres competiciones- lo dice todo. ¿Podrá Jiménez con él?

  • 1