Local

El crucificado de San José regresa a su casa

el 13 ene 2010 / 20:21 h.

TAGS:

La edad que tenía Cristo cuando murió en la cruz, 33 años, es el tiempo que ha tardado en volver a sus orígenes el crucificado del colegio de la Sagrada Familia.

Hasta allí llegó ayer en un acto multitudinario en el que participaron sus 700 alumnos, de Educación Infantil a Secundaria, además de numerosos padres y amigos. Lo hizo tras celebrar una liturgia de la Palabra en el templo, cuando el cortejo llenó de alegría las calles de la ciudad hasta que entró, entre el aplauso de los chavales, en el salón de actos del recinto educativo. Así dejó atrás la parroquia de San José, cuyo retablo del altar mayor preside, para estar de visita en la Sagrada Familia durante tres días.

Este triduo quiere servir como "agradecimiento a la comunidad de religiosas del colegio por el detalle que tuvieron en 1977 cuando nos cedieron el Cristo, con motivo de la reforma que realizaron en el centro educativo", señaló el responsable del templo, Joaquín Reina. Y es que, en dicha fecha, el colegio utrerano acometió unas obras de mejora de sus instalaciones, debido a lo cual "dejaron en depósito la imagen y cierto ornamento litúrgico". Sin embargo, "al finalizar los trabajos, cuando iban a devolver las cosas al colegio, se dieron cuenta de que había cambiado la estructura y que no cabía el Cristo en la capilla, y decidieron que se quedara en la parroquia". Ahora, el crucificado ha regresado a su lugar de origen.

  • 1