Economía

El crudo pulveriza la barrera de 110 dólares y desata las alarmas

El crudo está imparable. El listón de los 110 dólares se superó ayer en Nueva York y el de los 106, en Londres. El impacto sobre los carburantes y el de éstos sobre los sectores económicos se hace ya notar y los transportistas no sólo dan la voz de alarma, sino que comienzan a aplicar subidas de tarifas.

el 15 sep 2009 / 01:38 h.

El crudo está imparable. El listón de los 110 dólares se superó ayer en Nueva York y el de los 106, en Londres. El impacto sobre los carburantes y el de éstos sobre los sectores económicos se hace ya notar y los transportistas no sólo dan la voz de alarma, sino que comienzan a aplicar subidas de tarifas.

El crudo Brent, de referencia en Europa, mantuvo ayer una fuerte presión al alza en el mercado de Londres tras marcar durante la sesión un récord de 106,45 dólares por barril, alentado por la nueva caída del dólar y la inquietud ante el suministro de crudo. Al cerrar la sesión, 106,27 dólares.

La escalada del Brent coincidió con la del Petróleo Intermedio de Texas (WTI), de referencia en Estados Unidos, que pulverizó marcas al superar ayer, por primera vez, la barrera de los 110 dólares y cerrar a 109,92 dólares por barril. Y el barril medio del cártel petrolífero OPEP rebasó el listón de los 100 dólares.

La carrera alcista del crudo estuvo ocasionada por la caída del dólar frente al euro, según señalaron los analistas. La divisa europea batió ayer otro récord frente al billete verde al sobrepasar la marca de los 1,55 dólares, impulsada por la incertidumbre que persiste en los mercados financieros con respecto a la situación de la economía estadounidense.

Esa debilidad del dólar hace que se abaraten materias primas como el petróleo o el oro -que se comercializan en la moneda estadounidense- para inversores que manejan divisas más fuertes, lo que acaba por estimular la demanda de crudo. La preocupación de los mercados ante la falta de suministro también contribuye al encarecimiento, sobre todo si se tiene en cuenta el incremento de la demanda por parte de economías pujantes como China y la India.

La subida del precio del oro negro ensombreció el anuncio de que las reservas de crudo en EEUU -se toman en cuenta a la hora de calibrar la demanda mundial- se han incrementado.

Transporte. Las secuelas del encarecimiento del petróleo sobre los carburantes están ya originando voces de alarma entre los sectores económicos.

Los transportistas españoles de mercancías por carretera trasladarán el encarecimiento del gasóleo a los precios y tarifas que cobran a sus clientes, con lo que alertaron del doble efecto inflacionista que tendrán los carburantes en las economías domésticas: primero, por el propio desembolso al pagarlos en las gasolineras, y segundo, por el impacto sobre los bienes de consumo que supondrán los transportes más caros.

Muy claras fueron ayer las advertencias de la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) y de la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte (Fenadismer). El portavoz de la patronal CEMT, Dulsé Díaz, y el secretario general de Fenadismer, Juan Antonio Millán, coincidieron al señalar que ya han trasladado a sus asociados la necesidad de repercutir en las tarifas el encarecimiento del combustible.

La compra de gasóleo es, junto con el coste de personal, el principal gasto de la estructura de costes de las empresas de transporte de mercancías. Por ello, las patronales creen urgente repercutir tal encarecimiento del carburante para garantizar la "supervivencia de estas empresas y de un sector que es básico para la economía española".

  • 1