El CSIC denuncia el "insoportable" nivel de nitratos en Doñana

El hombre que mejor conoce la salud del parque natural, el director de la Estación Biológica de Doñana, Fernando Hiraldo, alertó ayer de que este espacio "no aguanta más contaminación de nitratos".

el 16 oct 2009 / 19:02 h.

El parque nacional de Doñana ha cumplido 40 años.

"Doñana no aguanta ya más contaminación de nitratos". Lo dijo ayer, sin rodeos, el hombre que mejor conoce la salud del parque nacional, el director de la Estación Biológica de Doñana, Fernando Hiraldo. Aprovechando que el parque natural cumple 40 años, Hiraldo, que compareció en rueda de prensa junto a la consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, pidió al Gobierno central una mayor inversión y que haga como en Daimiel: comprar terrenos para manejar mejor el agua.


El director de la Estación Biológica no ocultó sus dudas sobre la eliminación del denominado muro de la vergüenza, el que se erigió en los límites del parque para evitar que entrara la marea contaminante que desencadenó la rotura de la balsa minera de Aznalcóllar. Cuando aquel muro se levantó como una emergencia se consideró que, pasado el peligro, se eliminaría, pero Hiraldo no tiene claro si esto es conveniente para la conservación de Doñana, puesto que detiene el cauce del río Guadiamar que aporta más nitratos a las marismas de Doñana.


Y por otra parte, al separar el muro la marisma del estuario del Guadalquivir, evita la progresiva salinización de Doñana, por lo que Hiraldo dijo que su supresión precisa de un amplio debate. No obstante, afirmó ser optimista al considerar que la nueva Ley de Aguas andaluza y los incentivos a la agricultura ecológica, "que es enormemente rentable", despejarán ese peligro siempre que "se aceleren las soluciones".


La consejera, al ser preguntada por la posible ampliación de Doñana, respondió que la reserva natural "no ha hecho otra cosa en estos cuarenta años" y aseguró que su departamento está abierto "a ampliaciones, con la colaboración del ministerio". También Hiraldo consideró que Doñana, que ha multiplicado por quince su superficie protegida en estas cuatro décadas, "está mejor que nunca, con menos amenazas y más biodiversidad". Indicó que existen actualmente más de 900 especies de plantas vasculares y helechos, 20 especies de peces de agua dulce, once de anfibios, 21 de reptiles, 37 de mamíferos no marinos y 360 de aves, de las que 127 se reproducen habitualmente en el parque. No obstante apuntó las "importantes amenazas" que siguen existiendo, que se derivan de la presión de los más de 600.000 habitantes de su entorno y de la sobreexplotación de los acuíferos subterráneos.

  • 1