viernes, 26 abril 2019
17:44
, última actualización
Local

'El Cuatro Vientos cayó al mar por una gran tormenta'

El general jefe del Servicio Histórico y Cultural del Ejército del Aire visita Sevilla para conmemorar en el Real Alcázar el 75 aniversario de la gesta del 'Cuatro Vientos', que en 1933 voló de Tablada a Cuba sin escalas.

el 15 sep 2009 / 11:54 h.

TAGS:

El general jefe del Servicio Histórico y Cultural del Ejército del Aire visita Sevilla para conmemorar en el Real Alcázar el 75 aniversario de la gesta del 'Cuatro Vientos', que en 1933 voló de Tablada a Cuba sin escalas.

-En Cuba, en Figueras, en Getafe... Ya tocaba un homenaje al Cuatro Vientos en Sevilla, ¿no?

-Sí, era de justicia. Es la ciudad de la que partió el vuelo y una referencia en la aeronáutica mundial, en la de 1933 y en la de ahora mismo. Nuestro deseo es rescatar esta gesta simbólica de los grandes años de nuestra aviación.

-¿Cuál fue la verdadera aportación de este vuelo?

-Era la primera vez que se volaba sobre el Atlántico por su parte central. Antes lo habían hecho los americanos y los ingleses por el norte y hasta los españoles por el sur, pero no por la llamada ruta de Colón. El capitán Barberán y el teniente Collar cerraron la gran época de los raids con más de 8.000 kilómetros de viaje sin escalas, en 39 horas, sólo guiados por un sextante. Fue una verdadera aventura.

-¿Pero su gesta se limita al logro de dos aventureros?

-No, su esfuerzo supuso la culminación de unos años de mejoras técnicas en los que España estuvo en la vanguardia. Fue por ellos y sus contemporáneos por lo que despegó la aviación comercial, de correo o de pasajeros. Demostraron que la técnica servía para nuevos retos, no sólo militares o puramente aventureros.

-¿Por qué se eligió Sevilla para partir si la preparación del avión se hizo en Getafe?

-Porque la base de Tablada era y es uno de los aeródromos más acreditados y porque Sevilla está a nivel del mar y era más fácil emprender el viaje. Aún así, fue necesario ampliar en 500 metros la pista para poder despegar. 5.000 pesetas costó la obra...

-¿Y si iban en inicio a La Habana, por qué al final aterrizaron en Camagüey?

-Sencillo: los vientos alisios eran muy fuertes y gastaron mucho combustible. Se vieron con cien litros sólo y, como el récord estaba cubierto [el trayecto más largo volado nunca sobre el océano Atlántico y sin escalas], cambiaron de pista de aterrizaje.

-Tras el recibimiento como héroes, rumbo a México. ¿Ese tramo del viaje estaba previsto?

-Por supuesto, es más, era la clave del viaje, ya que Barberán y Collar llevaban al presidente mexicano una carta del presidente de la República española. De allí irían a Chicago, invitados a una feria de aviación por su tremendo logro.

-Pero la carta no se entregó...

-No, porque se perdió la pista del avión y nunca más se supo.

-Precisamente en estas jornadas se va a proyectar un documental que aclara por qué y dónde se estrelló el avión. ¿Puede avanzar su contenido?

-Bueno, un equipo de técnicos y especialistas, los mismos que hoy examinan los accidentes de los aviones modernos, ha revisado el caso y ha concluido que el Cuatro Vientos cayó al mar, no se estrelló en la montaña de Ciudad del Carmen. Es muy probable que fuera víctima de una de esas fuertes tormentas que se forman en diez minutos en la zona del Yucatán. A la propia delegación del Ejército del Aire con la que visité Cuba en junio como homenaje al vuelo tuvimos que esperar 45 minutos para salir porque empezó a llover de pronto. Esas lluvias no se predicen fácilmente con un meteorólogo de la época.

-¿Entonces no hubo negligencia del mecánico ni sabotaje de un amante despechado, ni...?

-¡No! Es lo que tienen los mitos, que todo se deforma. Los científicos dicen lo que dicen. Ya es suficiente mito que dos hombres crucen el océano en 1933 como ellos.

  • 1