martes, 19 marzo 2019
16:45
, última actualización
Cultura

El cubismo mexicano de Diego Rivera llega a la Casa de la Provincia

La Casa de la Provincia acoge desde hoy la exposición Diego Rivera, cubista. De la Academia a la Vanguardia. 1907-1921, una treintena de obras de temática cubista del pintor mexicano.

el 07 sep 2011 / 19:02 h.

La muestra se puede ver en la Casa de la Provincia de Sevilla.

La Fundación Unicaja ha inaugurado este miércoles en la Casa de la Provincia de la Diputación de Sevilla la gran exposición Diego  Rivera, cubista. De la Academia a la Vanguardia. 1907-1921, donde de forma "inédita en Europa" recoge una selección de obras de temática cubista del reconocido pintor mexicano, considerado como uno de los  más importantes pintores americanos del siglo XX.  

De esta manera, esta gran exposición, que recala ahora a Sevilla  tras su paso por Málaga, es fruto de "una rigurosa selección" de una  treintena de obras que abarcan desde 1907 hasta 1921 y que proceden  de una decena de museos, instituciones culturales y colecciones  particulares de países como México, Estados Unidos, Holanda, Noruega  y Ucrania, según han informado la Diputación de Sevilla y la  Fundación Unicaja.

La muestra, que podrá visitarse en la sala de exposiciones de la  Casa de la Provincia de Sevilla hasta el próximo 30 de octubre, se  enmarca en el interés de la entidad financiera por la difusión  cultural y de expresiones artísticas de calidad y por acercar la  cultura y las artes plásticas al gran público. La exposición Diego  Rivera, cubista. De la Academia a la Vanguardia. 1907-1921, muestra  la obra más desconocida de Rivera, considerado como uno de los más  importantes pintores americanos del siglo XX, y ofrece una  oportunidad única de disfrutar de las obras del maestro mexicano en  su acercamiento a las vanguardias y al Cubismo.

Así, la muestra expone una treintena de obras, muchas de ellas  inéditas, realizadas entre 1907 y 1921, procedentes de diversas  colecciones particulares y de una decena de Museos y Colecciones   americanos y europeos como el Instituto Veracruzano, el Museo Amparo,  el Museo de Guadalajara, la Fundación Televisa y la Fundación JAPS de  México; la National Gallery of Art de Washington, el Arkansas Art  Center o la Colección Bronfman de Estados Unidos; el Museo Voloshin  de Ucrania, del que procede el cuadro 'Retrato de M. O. Voloshin',  inédito para el público general; y el Museo Kröller-Müller de  Holanda, entre otros.  

Las obras recogidas en esta exposición están realizadas con  distintas técnicas como acuarela o lápiz grafito sobre papel, y óleo  sobre distintos soportes como tela, madera o corcho, entre otras  técnicas artísticas. La temática de las obras cubistas de Diego Rivera que recoge esta exposición abarca desde paisajes y bodegones  hasta retratos y escenas costumbristas.

OBRA EUROPEA

La pintura mural de Diego Rivera es internacionalmente reconocida  y ha sido objeto de múltiples investigaciones, libros y exposiciones  en todo el mundo. Sin embargo, menos conocida es la obra que realizó  en Europa, donde residió casi 14 años, entre 1907 y 1921, lo que  equivale a un tercio de toda su carrera artística.  

"Es la obra de esta etapa la que el visitante podrá descubrir y  contemplar en esta exposición que se inaugura hoy en la capital  sevillana"
, han resaltado. Durante ese tiempo, y antes de que  regresara a México en 1921 para pintar su primer mural, las obras de  Rivera en esta etapa europea muestran un variado itinerario  estilístico.  

En este sentido, Diego Rivera asimiló las tendencias artísticas de  principios del siglo XX, desde el impresionismo al postimpresionismo,  y de Paul Cézanne a Auguste Renoir o a Jean Auguste Dominique Ingres,  hasta los neoclasicismos de vanguardia, con una etapa muy fructífera  en relación con el cubismo. Además, destaca su experiencia con este  último movimiento, obra poco vista por el público en general, que ha  sido objeto de mayor estudio en las últimas décadas y que ahora se  podrá visitar en Sevilla.

Coincidiendo con esta gran exposición, que ha sido inaugurada este  miércoles por la diputada provincial de Empleo e Innovación de la  Diputación, María Dolores Bravo, y el director de la Obra Social y  R.S.E. de Unicaja, Felipe Faraguna, la Fundación Unicaja ha editado  un catálogo con la obra cubista de Diego Rivera que podrá verse en la  muestra, así como un análisis detallado de la etapa cubista del  reconocido pintor mexicano, que ayudará a conocer más ampliamente las  obras cubistas y vanguardistas de Rivera en sus años de residencia en  el continente europeo.

Diego Rivera, nacido en Guanajuato (México), en 1886, ingresó  precozmente en la Escuela Nacional de Bellas Artes donde obtuvo una  sólida formación como dibujante y pintor. En 1907, Rivera logró  viajar a Europa gracias al apoyo del gobernador de Veracruz.  

En Madrid frecuentó una academia de pintura durante dos años y se  interesó, en particular, por la pintura El Greco, que conoció en  Toledo. En 1909, Rivera emprendió un viaje por Europa que lo llevó a  París, Brujas, Gante y Londres, donde conoció a la pintora rusa  Angelina Beloff. A partir de entonces, se dejó influir libremente por  las corrientes de vanguardia que descubrió en Europa y en París  investigó las posibilidades creativas del cubo-futurismo. Refugiado  en España durante la Primera Guerra Mundial, presentó el cubismo al  público español.  

Un viaje a Italia, realizado en 1920-1921, marca su paso al  muralismo al descubrir los frescos italianos del 'Quatrocento'. En  1922, después de un breve viaje por la República Mexicana, Rivera  inicia su primer mural en el anfiteatro de la Escuela Nacional  Preparatoria, en la ciudad de México. Esta obra revela la gran  influencia de la pintura italiana. Sin embargo, al iniciar su  trabajo, dos años después, en los muros de la Secretaría de Educación  Pública, Rivera se ha liberado y logra conformar un estilo propio de  pintura mural al fresco, en el que se pueden detectar distintas  influencias, el constructivismo a partir del cubismo, la amplitud de  los fresquistas toscanos del 1400, la verticalidad de las  composiciones tomadas de El Greco y los colores libremente  interpretados de las artes populares mexicanas, además de otras.  

Entre 1922 y 1929, Rivera realiza alguna de sus más importantes  creaciones en México y es, asimismo, a partir de 1922 cuando Rivera  se entrega casi de lleno a las actividades políticas. En Estados Unidos, donde viaja con su tercera esposa, Frida Kahlo, dicta  conferencias en Los Angeles y realiza allí un mural en la Escuela de  Bellas Artes. Poco después, contratado por Henry Ford, prepara los  murales del Detroit Institute of Art, quizás su obra mural de mayor  envergadura, en la que exalta los valores de la civilización técnica  del siglo XX.

  • 1