miércoles, 19 diciembre 2018
05:41
, última actualización

El ‘Cuponazo’, gracias al año de su comunión

El afortunado se irá unos días de viaje, pero quiere seguir viviendo en el municipio.

el 14 feb 2012 / 20:37 h.

Diego Carrillo, el cuponero que vendió en ‘Cuponazo’ en Morón de la Frontera.

En una nube se encuentra Eduardo Horrillo desde el pasado sábado. Fue ese día y a través del teletexto de televisión cuando la familia Horrillo conocía la noticia que, de la noche a la mañana, les ha cambiado la vida en forma de nueve millones de euros conseguidos en el Cuponazo de la ONCE.

Han pasado cuatro días pero la familia aún no ha terminado de asimilar la noticia. De hecho, ese dinero no ha cambiado a Eduardo, quien durante esta semana ha seguido viviendo en su barriada del Rancho y tomando café en el bar de sus amigos. Precisamente desayunando en un bar conocía la noticia de que era el acertante del Cuponazo de la ONCE, "al poner el camarero el teletexto para conocer qué número había tocado en los cupones", recuerda emocionado Daniel, como también es conocido este vecino de Morón.

Ayuda a la familia. Aunque todavía se encuentra en la capital de la Sierra Sur, "ya que tengo que arreglar muchos papeles", en estas semanas se marcha unos días de viaje con toda la familia para alejarse una temporada de la localidad. No obstante, él lo tiene claro: "Aunque muchas personas me han aconsejado que me marche de Morón, yo les digo que por qué me tengo que ir de mi pueblo".

Su meta es seguir viviendo como hasta ahora lo había hecho, pero con una cuenta corriente cargada de ceros. Asegura que estos primeros días han sido "de auténtica locura", con muchas llamadas de teléfono porque "la cosa está muy mala y todo el mundo quiere vender, pero no a todo el mundo puedo ayudar". Sin embargo, sí sabe dónde irá a parar una parte del dinero: "A intentar ayudar a toda la familia", cuenta Horrillo.

Quien también está emocionado es Diego Carrillo, el cuponero encargado de llevar la suerte al quiosco de Eduardo, en el Rancho. Ambos eran compañeros de colegio de pequeños y, por ello, le hace especial ilusión que "sea un conocido, y al que le hace falta, a quien le ha tocado el premio".

Mientras, continúa vendiendo los cupones, explica que a esta familia le gusta el décimo terminado en tres y, por ello, casi siempre le vendía el 63, que es el año de nacimiento de ambos. Pero ese día, al no llevar ese número, "decidí darle el acabado en 73 porque era el año en el que hicimos la comunión".

Ha sido precisamente ese número el que le ha traído suerte a esta familia que en unos días estará en un destino que "será desconocido", gracias a los nueve millones de euros que le han tocado en el Cuponazo de la ONCE.

  • 1