Deportes

El Dakar se estrella contra Al Qaeda

El mítico Rally Dakar se suspendió por primera vez en sus 30 años de historia, un día antes de su inicio, víctima de la amenaza terrorista que Al Qaeda ha lanzado a la carrera a su paso por Mauritania.

el 14 sep 2009 / 22:15 h.

El mítico Rally Dakar se suspendió por primera vez en sus 30 años de historia, un día antes de su inicio, víctima de la amenaza terrorista que Al Qaeda ha lanzado a la carrera a su paso por Mauritania, escenario de la mitad de la edición de este año, que quedó abortada antes de nacer.

Ni dunas ni tormentas de arena habían podido detener en las 29 ediciones anteriores a una caravana de 5.500 personas que se había acostumbrado a dejar cada mes de enero su estela por el desierto del Sahara.

Pero la amenaza de Al Qaeda fue un obstáculo insalvable que amilanó al Gobierno francés, temeroso de correr ningún riesgo y que presionó al más alto nivel para evitar que la competición tomara la salida.

Huérfanos del paraguas francés, patria de la organización, y sin ningún argumento que les permitiera salvar el recorrido, los responsables pusieron fin a la función antes de levantar el telón y dejaron mudo y lloroso a la habitualmente festiva tribu dakariana. Una victoria del terrorismo islamista sobre uno de los mayores eventos deportivos del mundo que murió del mismo síntoma que ha hecho su grandeza: el riesgo.

Lo que en años anteriores era una amenaza militar clásica que las autoridades mauritanas habían aprendido a controlar a base de un importante despliegue humano, se tornó ahora en un riesgo de atentados aislados difíciles de evitar e imposibles de predecir, según confirmó el presidente de ASO, la empresa organizadora, Patrice Clerc.

Los organizadores tomaron la decisión de anular la prueba después de que el portavoz del Gobierno, Laurent Wauquiez, subiera la víspera el tono de la advertencia al recomendar "fuertemente" que no se viaje a Mauritania, un aviso que incluía a los participantes del rally.

La caravana, que no discutió la decisión de los organizadores, acogió la noticia con lágrimas, que dejaron paso a las calculadoras, que deberán a partir de ahora desentrañar el daño económico causado. En primer lugar a África, donde el rally era para muchos un negocio y cuya imagen se verá dañada, lo que puede tener consecuencias en sus florecientes ingresos turísticos.

Desde Nuakchot, la capital mauritana, ya comenzaron a echar de menos al rally por el que han luchado hasta el último momento, sobre todo con la promesa de desplegar hasta 4.000 hombres suplementarios, un esfuerzo logístico que París no ha considerado suficiente.

ASO se ha comprometido a reembolsar el cien por cien de los derechos de inscripción, lo que supone 13.000 euros por cada moto y 22.500 por cada coche. Así pues, la organización también sufrirá económicamente, aunque las aseguradoras cubrirán parte de los daños económicos.

La Europa del este y Rusia, China y América del Sur emergen como candidatos alternativos a una África que no ha podido celebrar el 30 aniversario de su rally.

  • 1