Local

El Dalai Lama denuncia el asesinato de 140 tibetanos el pasado lunes en Jam

El Dalai Lama acusó al ejército chino de haber matado a 140 tibetanos en la región de Jam, en el este del Tíbet, aunque reconoció que aún hay que confirmar la cifra, en una entrevista publicada en el vespertino "Le Monde".

el 15 sep 2009 / 10:20 h.

TAGS:

El Dalai Lama acusó al ejército chino de haber matado a 140 tibetanos en la región de Jam, en el este del Tíbet, aunque reconoció que aún hay que confirmar la cifra, en una entrevista publicada en el vespertino "Le Monde".

El líder budista, que está en Francia en una visita espiritual, declaró que "el ejército chino disparó contra la multitud el lunes 18 de agosto, en la región de Jam, en el este del Tíbet" y agregó que "140 tibetanos habrían sido asesinados, pero la cifra debe ser confirmada".

"Desde el comienzo de los motines, el (pasado) 10 de marzo, testigos fiables han podido establecer que 400 personas han sido asesinadas sólo en la región de Lasha. Asesinados con balas, mientras que ellos se manifestaban sin armas. Sus cuerpos no han sido entregados a las familias", sentenció.

El premio Nobel de la Paz se expresó así en una entrevista que se publica la víspera de su encuentro con la primera dama de Francia, Carla Bruni-Sarkozy, con el ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, y con la secretaria de Estado gala de Derechos Humanos, Rama Yade, durante la inauguración de un templo en el sur del país un día antes de concluir su estadía de doce días en Francia.

El Dalai Lama denunció además que la "novedad" es que las autoridades chinas construyen "verdaderos campos militares" en las regiones tibetanas de Amdo y Jam "destinados a permanecer" en lo que calificó como un "proyecto de represión brutal a largo plazo".

"La suerte del Dalai Lama me preocupa menos que la suerte de seis millones de tibetanos", añadió el monje, de 73 años, que reiteró que el objetivo de su causa es una "verdadera autonomía" del Tíbet y no una "autonomía a lo chino" que calificó de "cebo".

Reiteró que él siempre ha dicho que "hay que instaurar la autonomía del Tíbet dentro de la Constitución de la República Popular de China", además de "respetar el régimen chino y comprender su naturaleza socialista".

"El Parlamento tibetano en el exilio se reunirá en septiembre, pero nuestro enfoque no va a cambiar: el de la no-violencia y el del camino intermedio", explicó.

Consideró que "ninguna armonía será posible en China con la política de la fuerza, que es todo menos una política realista".

"La represión que golpea al Tíbet y a otras regiones de China supone un atentado considerable a la respetabilidad de China", dijo el monje, que vive exiliado en Dharamsala (India), quien agregó que para que China se convierta en una "superpotencia" debe "volver a encontrar una autoridad moral".

Sobre la polémica de su visita a Francia, durante la que no se encontrará con el presidente, Nicolas Sarkozy, quien sí estuvo presente en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Pekín, el Dalai Lama afirmó ser conocedor de la solidaridad de Sarkozy y Kouncher con el Tíbet.

Confió además en que, tras los Juegos Olímpicos, el presidente en ejercicio de la Unión Europea haga "proposiciones constructivas al Gobierno chino".

  • 1