Local

El Dalai Lama es un innovador

Leer la prensa es el ejercicio más placentero a mi alcance cada mañana. Ya sabe uno que va a tener que compartir el desayuno con más de un despropósito. Pero hoy la palma se la lleva el Dalai Lama.

el 14 sep 2009 / 20:52 h.

Leer la prensa es el ejercicio más placentero a mi alcance cada mañana. Ya sabe uno que va a tener que compartir el desayuno con más de un despropósito. Pero hoy la palma se la lleva el Dalai Lama. Acaba de anunciar a sus fieles que va a someter a referéndum si se reencarna cuando muera, como es la costumbre, o si lo hace en vida, de la que considera le pueden quedar algunas décadas porque dice que está bien de salud. No me extraña, ya se sabe que los místicos célibes duran más que el resto de los mortales que sucumbimos a los peligros de la carne y otras tentaciones terrenales.

El caso es que ahora resulta que todo ese asunto tan arduo de la reencarnación es un sistema electoral susceptible de cambiarse por otro. Hasta ahora el cuerpo cardenalicio (como se llame) de los lamas se ponía a buscar por el mundo a un niño incauto, valga la redundancia, que superara las pruebas y con ello evidenciara que es el elegido por el Dalai Lama desde el más allá para sustituirle. Y el hombre ha pensado que es más sencillo y práctico reencarnarse en vida con lo cual le evita a sus monjes una tarea tan difícil y se asegura que le deja la butaca a alguien de confianza. Eso sí que es una prueba de la relatividad de los dogmas. O de que la medalla del Congreso que le ha dado Bush tiene efectos nocivos para las instituciones tradicionales orientales. Por lo menos, los niños de Granada ya no corren el peligro de que les vistan de naranja y les pongan a recitar mantras.

Carlos Rosado Cobián es abogado

  • 1