Local

El Dalai Lama renuncia a ser el líder político del Tíbet

el 10 mar 2011 / 12:06 h.

TAGS:

Dalai Lama, el líder político y espiritual de los tibetanos / EFE

El Dalai Lama ha anunciado su intención de renunciar a ser el líder político de los tibetanos, un paso que busca transformar el Gobierno en el exilio del Tíbet en un órgano más democrático ante la presión de China.

Devolviendo sus poderes, el Dalai Lama daría al primer ministro mayor influencia mientras la región busca su autonomía de China. Los tibetanos elegirán a un nuevo primer ministro este mes y se espera una nueva generación de líderes más jóvenes y seculares.

"Desde los años 1960, he subrayado repetidamente que los tibetanos necesitan un líder, elegido libremente por el pueblo tibetano, al que devolví el poder", ha señalado el Dalai Lama en su discurso anual para celebrar el 52 aniversario de su huida de Tíbet tras un levantamiento fallido contra Pekín. "Ahora hemos llegado claramente al momento de llevar esto a cabo", ha añadido ante una entregada multitud de 2.000 monjes y tibetanos.

El Dalai Lama, cuyo anuncio era esperado, seguirá siendo el líder espiritual y seguirá defendiendo "una autonomía significativa" para el Tíbet desde la localidad india de Dharamsala (norte), donde ha vivido en el exilio desde 1959.

El primer ministro del Gobierno tibetano en el exilio, Samdhong Rinpoche, ha señalado tras el anuncio que no está claro si el Parlamento aceptará la renuncia del Dalai Lama y ha advertido de la posibilidad de un punto muerto constitucional.

Por su parte, el Gobierno chino, que considera al Dalai Lama un peligroso separatista responsable de provocar inestabilidad en el Tíbet, ha tachado su renuncia de "treta". "El Dalai Lama usa la religión como disfraz y es un exiliado político que ha estado llevando a cabo actividades separatistas desde hace mucho tiempo", ha subrayado la portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Jiang Yu.

"Durante años ha estado manifestando su intención de retirarse. Nosotros pensamos que estas son tretas para engañar a la comunidad internacional", ha subrayado. Según los analistas, renunciando a sus poderes políticos, el Dalai Lama, de 75 años, ha complicado la capacidad de China de influir en el movimiento independentista tras su muerte.

El Gobierno chino dice que tiene que aprobar todas las reencarnaciones de los budas vivientes, las figuras más relevantes del Budismo tibetano. Asimismo, considera que China tiene que avalar la elección del próximo Dalai Lama.

Por su parte, los tibetanos temen que Pekín aproveche la espinosa cuestión de la sucesión del Dalai Lama para dividir al movimiento, con un nuevo Lama designado por los exiliados y otro nombrado por China a su muerte.

Algunos tibetanos temen que un papel reducido del Dalai Lama, que ganó el Nobel de la Paz en 1989, podría afectar al movimiento independentista. El carismático y mediático líder equilibra sus obligaciones espirituales al tiempo que se hace con el respaldo de las superestrellas de Hollywood.

Pero los analistas apuntan a que probablemente seguirá ostentando una gran cantidad de poder sobre el Parlamento en el exilio debido a su renombre internacional y a la devoción que sienten por él los tibetanos de a pie.

CANDIDATOS A PRIMER MINISTRO

Los tres principales candidatos al puesto de primer ministro, que se elegirá a finales de este mes, son todos laicos, no monjes como el actual, lo que da un sentido de modernización al movimiento en el exilio.

El favorito es Lobsang Sangay, estudiante en Fulbright con un doctorado en Derecho de Harvard. En 2007 fue elegido como uno de los 24 Jóvenes Líderes de Asia por la Asia Society.

  • 1