Local

El debate de ampliar la Carrera Oficial

Las declaraciones a El Correo del Cardenal de Sevilla, Carlos Amigo, con las que ha enterrado definitivamente la propuesta municipal de ampliar la Carrera Oficial por la calle Fray Ceferino y la Puerta del Príncipe, han provocado un importante revuelo en la Sevilla cofrade y han dejado al menos dos cuestiones claras...

el 15 sep 2009 / 11:57 h.

Las declaraciones a El Correo del Cardenal de Sevilla, Carlos Amigo, con las que ha enterrado definitivamente la propuesta municipal de ampliar la Carrera Oficial por la calle Fray Ceferino y la Puerta del Príncipe, han provocado un importante revuelo en la Sevilla cofrade y han dejado al menos dos cuestiones claras: la primera, que todos están de acuerdo -el mismo Cardenal lo dice- en que la actual Carrera Oficial es mejorable, tanto en seguridad como en la necesidad de habilitar tramos de visión gratuita. La segunda, que dicha reforma es inviable sin la aprobación de las hermandades -a través del Consejo de Cofradías-, el visto bueno del Ayuntamiento y la luz verde del propio Cabildo Catedral. Y ese acuerdo tripartito, evidentemente, no se da. Así las cosas, se hace necesario que los tres actores principales se sienten a dialogar para reforzar lo que les une e intentar solucionar lo que les separa. La delegación de Fiestas Mayores está interesada en que la ampliación por el Archivo sea una realidad la próxima Semana Santa. Para ello ha presionado a las hermandades al vincular la reforma a la renovación de la concesión de sillas y palcos para el Consejo de Cofradías, algo que ha molestado profundamente al Cardenal, quien ha descartado el actual proyecto por "problemas patrimoniales" relacionados con la dificultad para desplazar el catafalco de Colón y porque "no van a venir a organizar la casa de uno". Arzobispado, Ayuntamiento y Hermandades están obligados a entenderse porque, en definitiva, sus intereses son los de todos los sevillanos, auténticos protagonistas y 'propietarios' de nuestra Semana Santa. Los tres estamentos deben tomar la vía del diálogo constructivo, sin imposiciones, sabiendo que el fin último, -más allá de las reivindicaciones personales-, es el de realzar la Semana Santa, garantizar la seguridad del público y los cortejos y permitir que disfruten de la Carrera Oficial los sevillanos que no pueden pagarse una silla.

  • 1