Local

El debate que todos ganaron

Candidatos y organizadores admiten fallos del formato y abogan porflexibilizarlo

el 15 feb 2011 / 21:38 h.

TAGS:

Los tres candidatos se dan la mano junto al moderador.

Es un lugar común del día después de cualquier debate político el análisis triunfalista y optimista de cada uno de los participantes. Ayer, tras la primera confrontación entre los cabezas de lista de PSOE, PP e IU, no fue una excepción.

Todos se sentían ganadores. Aunque en esta ocasión, el propio formato que todos criticaron fue el mayor aval de sus argumentos. Con intervenciones tan acotadas, con los turnos fijados y sin interrupciones, en mayor o menor medida, los tres candidatos consiguieron cumplir sus objetivos y apenas tuvieron que salirse del guión que habían fijado sus equipos. Pese a esto, todos coincidieron. Partidos y organizadores abogaron por abrir una reflexión sobre un modelo de debate más efectivo.

Las valoraciones realizadas ayer por los tres candidatos reflejan en buena medida los objetivos que habían trazado para este primer debate. Para Juan Espadas, que se estrenaba en un debate, era una primera toma de contacto, una forma de darse a conocer ante la ciudadanía y de demostrar a sus votantes potenciales que hay partido y que la pugna electoral va a estar igualada. Y lo consiguió. Los aplausos de Juventudes Socialistas a la salida no fueron una pose.

Reflejan en buena medida el sentir del partido. Con mayor o menor espíritu crítico, todos coincidían en un extremo: hay candidato para una pugna electoral igualada.

Espadas volvió de nuevo a controlar los tiempos. Aunque por querer marcar su ritmo dejó un frente abierto en el debate. Se presentaba como el "alcalde del futuro", pero no concretó sus propuestas. Ayer se justificaba: "Quien esperara un debate con golpes de efecto o un show puede estar frustrado (...) Hay que tener paciencia, las propuestas llegarán. Todo a su tiempo".

Juan Ignacio Zoido sí llegó a presentar una propuesta, aunque eso sí demasiado compleja para un formato que permitía intervenciones de dos minutos. Su distrito judicial se quedó en un mensaje excesivamente simplificado. Como muchos de los argumentos mostrados: "Sevilla está más sucia"; "hacen falta más policías"... Quizá el cierre de Zoido refleje esta simplicidad: "Sevilla es la mejor ciudad del mundo".

Pese a esto, el PP cumplió de sobra sus objetivos. Y ayer lo su-brayaba el propio Zoido: "Han quedado demasiadas preguntas sin responder. Y se ha evidenciado que PSOE e IU quieren revalidar la coalición de gobierno y la misma forma de actuar. Ha quedado claro que no quieren que se sepa la verdad del caso Mercasevilla". Durante el debate Zoido repitió las mismas preguntas - "¿Van a dejar gobernar al más votado? ¿Van a aceptar una comisión de investigación?"-. Y no obtuvo respuestas.

Espadas abogó por contestaciones genéricas -"Deje investigar a los juzgados" y "respete la ley electoral"-, pero Antonio Rodrigo Torrijos ni siquiera entró. Iba a lo suyo. A presentar una imagen constructiva y sobre todo a reivindicarse como fuerza clave en "la transformación de la ciudad". "Quedó claro que los cambios que se han producido en la ciudad han sido con IU en el gobierno. Que el PP no intente actuar como un converso y que el PSOE no se arrogue como propios los proyectos. IU es el original".

Torrijos fue quizás el más sincero al analizar el formato: "No es mi modelo, en el que yo me pueda sentir más cómodo". Nada más salir del debate el martes, el candidato de IU solicitó que se realizaran varios cara a cara de una hora sin límite de tiempo en las intervenciones. Señal inequívoca de que se quedó con ganas. Lo mismo pidió ayer Espadas: "Los ciudadanos quieren respuestas y hacen falta debates con más tiempo para explicarse".

La propuesta del reparto de tiempos idénticos partió de Giralda TV. Era la única forma de garantizarse el consenso. Y así fue. Sólo se negociaron los turnos, los bloques y la mesa. El director de la televisión municipal, Antonio Silva, destacaba el éxito de la iniciativa, que tendrá una segunda parte el 19 de mayo y pequeñas ramificaciones en debates sectoriales. Pero al mismo tiempo abría una reflexión: "Los debates tan rígidos son los habituales, pero hace falta buscar formatos más flexibles basados en la profesionalidad del moderador y en el respeto entre los partidos".

  • 1