miércoles, 12 diciembre 2018
02:42
, última actualización
Local

El rector de Sevilla ofrece a los estudiantes hasta tres convocatorias anuales para aprobar una asignatura

El rector propone que sea cada centro el que adapte el futuro Reglamento de Actividades Docentes, donde se fijan las normas de evaluación, a su realidad y necesidades.

el 13 mar 2015 / 12:12 h.

TAGS:

Concentración de estudiantes en la Facultad de Derecho. / Foto: Génesis Lence Concentración de estudiantes en la Facultad de Derecho. / Foto: Génesis Lence La Mesa del Claustro de la Universidad de Sevilla quedó ayer informada sobre cuál es el calendario para abordar dos asuntos de calado pendientes: la modificación de la normativa de exámenes (la reducción del número de parciales, una propuesta que originó la suspensión de un Claustro por parte de 200 estudiantes) y el sistema de elección del rector. Finalmente, no será hasta finales de mayo cuando puedan convocarse los Claustro o el claustro (porque aún no está decidido si los dos asuntos se abordarán en solitario o conjuntamente), según han informado miembros de la Mesa del Claustro. El rector Antonio Ramírez de Arellano informó al órgano en cuestión de que antes de convocar los claustros deben convocarse, nuevamente, elecciones parciales en el sector C, el de los estudiantes. En el caso de la reforma de la normativa de evaluación (Reglamentos de Activdades Docentes), el rector expresó su interés en dar una salida al asunto cuanto antes. Su propuesta pasa por crear un sistema de evaluación "más descentralizado". Dicho de otro modo, que las normas las fije cada centro en función de sus características y necesidades y no que éstas estén sometidas a la "rigidez" de un texto como el Estatuto de la Universidad, una suerte de Constitución universitaria. Las fuentes consultadas aseguran que el debate sobre la normativa de evaluación es el que más interés y prisa corre, sin menospreciar el del sistema de elección del rector. En la Universidad de Sevilla el año que viene, de hecho, habrá elecciones a nuevo rector. Prueba de que la normativa de exámenes es la que más urge es el escrito que el rector ha remitido esta misma mañana a toda la comunidad universitaria en el que queda negro sobre blanco su doble compromiso. En primer lugar, y para conseguir esa descentralización antes mencionada, una vez se decida en el Claustro cómo queda el Reglamento de Actividades Docentes, el rector ofrece "elevar para su aprobación al Consejo de Gobierno una normativa que permita que los centros adapten el marco que se establezca en el Estatuto y el Reglamento General de Actividades Docentes a la realidad de cada uno de ellos, considerando las enseñanzas que se impartan, los medios de que dispongan y las metodologías docentes y de evaluación aplicables". También ofrece que sin condición alguna todos los estudiantes puedan presentarse a las tres convocatorias anuales previstas en el Estatuto "en lugar de elegir dos, ampliando el derecho que ahora tienen reconocido en el Reglamento General y a la vez, ordenando el desarrollo de las convocatorias para garantizar un funcionamiento correcto y racional". Con este cambio, el estudiante tendrá una opción más para aprobar en el año la asignatura intentando evitar al máximo tener que ir a una segunda, tercera o cuarta matrícula que les supone un desembolso económico mayor desde hace años. Sin embargo, la propuesta del rector no modifica las normas de permanencia que aprueba el Consejo Social y que establece que son seis las veces que un estudiante puede intentar aprobar una asignatura a lo largo de su carrera. El rector Antonio Ramírez de Arellano hace estas propuestas "con independencia del rechazo" que reitera a la suspensión del Claustro del pasado 12 de diciembre. "Debe el rector estar atento a la invertidumbre que la cuestión puede haber causado en personas bien intencionadas y actuar en consecuencia para recuperar a la mayor brevedad la normalidad institucional, basada en la participación de la comunidad universitaria en los órganos de representación en el diálogo entre los distintos sectores desde el respeto a las diferentes posiciones y en el consenso". ¿Y qué valoración hace el Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla? En el comunicado hecho público achacan a la "presión ejercida" el hecho de que el rector haya, según su valoración, "aplazado la reforma que suponía la supresión de la obligatoriedad de una evaluación continua completa en las asignaturas". El Cadus aplaude además que el rector "haya tenido que aceptar una vieja reivindicación de los estudiantes, como era el derecho a optar a las tres convocatorias de examen sin que esto sea ningún trueque con el derecho a la evaluación continua".

  • 1