Local

El deber que la sociedad no cubre

el 27 ago 2012 / 19:50 h.

TAGS:

Gente mayor practicando actividades./Foto proporcionada por el Plataforma del voluntariado.

La Plataforma del Voluntariado Social de Sevilla comenzó a funcionar en el año 1987 con el apoyo de siete entidades y la ambición de fomentar la acción solidaria en la sociedad. Basó su modelo de organización y acción en abordar las necesidades de la sociedad a través de emparejar el voluntario con la entidad donde, según sus características, puede resultar más útil. Su papel, por tanto, no se trata de atender directamente a una necesidad sino servir como vínculo entre la persona con preparación y la organización que tiene los recursos donde emplearla.

Después de 25 cinco años la plataforma ya coordina 70 entidades asociadas y más de mil voluntarios en Sevilla capital y la provincia. Las entidades incluyen desde organizaciones grandes como Cruz Roja hasta pequeñas asociaciones. El promedio de la estancia del voluntario con una entidad es alrededor de dos años y son las entidades que se suelen poner en contacto con la plataforma, según explicó el vicepresidente de la plataforma, Armando Rotea.La demanda de participación acentúa la importancia de que los voluntarios no sólo tengan buenas intenciones de ayudar sino también formación previa. Rotea precisó que "una situación de necesidad requiere lo mejor que una persona puede aportar. Hay que tener un nivel de compromiso y responsabilidad. Acogemos a muchas personas con inquietudes distintas y valoramos sobre todo que sepa lo que está haciendo."

Además, recordó que ser voluntario no puede convertirse en un medio para encontrar empleo en las entidades sino que la voluntad principal de las personas que se ofrecen a una organización debe ser ayudar a los demás.Para implementar su servicio, la plataforma establece tres líneas de actuación. En primer lugar, el seguimiento y disposición de las personas que se ofrecen. Para ello, las entrevistas, elaboran un itinerario de integración con ellas y un curso de formación sobre las tareas que van a desempeñar.Una segunda labor de la plataforma es la promoción del voluntariado y la solidaridad entre la ciudadanía, participando en eventos y ofreciendo conferencias en universidades y colegios.


La última rama es la del trabajo con las propias entidades para crear y mantener la comunicación. El perfil del voluntario en Sevilla es el de mujeres mayores de 55 años. Asimismo, hay muchos prejubilados aunque el vicepresidente de la plataforma reconoció que les gustaría "llegar a la gente joven para que se dé cuenta de las posibilidades que existen". Imprescindible para la plataforma es la coordinación con las instituciones como la Junta de Andalucía, la Diputación Provincial y el propio Ayuntamiento de Sevilla. Rotea resalta que el trabajo que realiza la plataforma cumple con un deber que la sociedad no cubre y por tanto, recalcó Rotea, "necesitamos que las administraciones confíen en nosotros y esperamos contar con su apoyo." Rotea tiene claro cómo convencer a los sevillanos para que se hagan voluntarios. Ees importante dedicarse. Hay muchos niveles de necesidad y mucha gente peor que nosotros. Necesitamos generar un esfuerzo importante. Es un reto de la sociedad y un reto personal".

  • 1