Deportes

El Defensor del Pueblo quiere precintar San Pablo

El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, ha denunciado la actitud del Ayuntamiento de Sevilla por no precintar un graderío del pabellón San Pablo que, según una sentencia judicial de 2005 incumple el reglamento de celebración de espectáculos. El Instituto Municipal de Deportes, por contra, asegura que la instalación cumple todos los requisitos y pasa los controles pertinentes en cada actividad que se desarrolla en la instalación.

el 16 sep 2009 / 03:48 h.

El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, ha denunciado la actitud del Ayuntamiento de Sevilla por no precintar un graderío del pabellón San Pablo que, según una sentencia judicial de 2005 incumple el reglamento de celebración de espectáculos. El Instituto Municipal de Deportes, por contra, asegura que la instalación cumple todos los requisitos. Esa inacción del Consistorio hispalense está recogida en el Informe Anual de 2008 del Defensor del Pueblo, que relata, según Europa Press, cómo el ayuntamiento no ha respondido sobre este asunto ni a un ciudadano que denunció que la administración local no ha precintado la grada ni a la institución que preside Múgica.

Los hechos se remontan a febrero de 2005, cuando la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) dicta sentencia firme sobre el "alto riesgo" de uno de los graderíos del Palacio de los Deportes por irregularidades detectadas en su instalación. El tribunal consideraba acreditado que la grada en cuestión no respetaba el artículo del Reglamento general de policía de espectáculos públicos y actividades recreativas que hace referencia a las dimensiones y separación de las localidades, los pasos entre ellas, los pasillos y galerías y la visibilidad que los espectadores deben tener desde las mismas.

Transcurrido más de un año desde el fallo de la sentencia y a la vista de que el ayuntamiento no había procedido a precintar el graderío, en marzo de 2006 un ciudadano -que durante la fase judicial había actuado como perito de la parte demandante-, presentó ante la comisión especial de sugerencias y reclamaciones del ayuntamiento una denuncia por su inactividad en este asunto. La queja de este ciudadano no fue contestada por el consistorio por lo que el Defensor del Pueblo solicitó un informe sobre las causas de esa falta de respuesta y de que "el graderío en cuestión no había sido precintado a la vista de las irregularidades detectadas en su instalación". Múgica ya ha enviado al Ayuntamiento dos requerimientos sin recibir respuesta.

Por su parte, fuentes del Instituto Municipal de Deportes apuntaron a este periódico que el pabellón de San Pablo cuenta con todos los permisos en regla, y que todas las estructuras y la logística de la instalación "pasan los controles pertinentes cada vez que se va a celebrar una actividad, sea un concierto o un espectáculo deportivo. De no ser así no se hubieran podido celebrar en los últimos cuatro años", señalando que "desconocemos a qué graderío se refiere" en concreto la denuncia de Múgica.

  • 1