Local

El defensor del redactor

Hay periódicos que presumen de tener un Defensor del Lector, y la idea me gusta; aunque me ha tocado comprobar su actuación en un asunto cercano, y se ha confirmado lo que ya intuía.

el 15 sep 2009 / 06:40 h.

Hay periódicos que presumen de tener un Defensor del Lector, y la idea me gusta; aunque me ha tocado comprobar su actuación en un asunto cercano, y se ha confirmado lo que ya intuía. El caso es que unos compañeros han escrito varias cartas colectivas para defender a una compañera que ocupa una alta institución, quejándose del tratamiento que unos problemillas que ha tenido ha recibido en un periódico. Bastante feos, la verdad, el problemilla y el tratamiento. Pues bien, el defensor ha intervenido y ha seguido el proceso de siempre: primero unas reflexiones generales, impecables, sobre la profesión y la función social de la prensa; después presenta la crítica, para dar después la palabra al redactor, que se despacha a gusto defendiendo lo suyo. A mis colegas les han dicho de todo menos bonitos, dejándolos por corporativistas impresentables que no creen en la libertad de prensa. Se les acusa -a ellos, los que se quejaban- de algo que no habían hecho, ya que ellos habían criticado la forma de tratar el tema, no que se informara del asunto.

Estadísticamente pocas son las veces en que se reconoce un error o se ofrece una disculpa; el criterio del periodista, apoyado en un libro de estilo ciertamente maleable, acaba por ser casi siempre el acertado. Más parece un defensor del redactor que del lector. De la misma especie que el defensor del locutor, que salta en cuanto le tosen a un compañero de profesión que no hace sino poner a caldo al personal. Cosas del oficio. Corporativismo.

Catedrático de Derecho del Trabajo

miguelrpr@ono.com

  • 1