Local

El Defensor denuncia las barreras en la Universidad

Aulas sin sitio para sillas de ruedas, falta de intérpretes de lengua de signos y ordenadores sin sistemas adaptados para deficientes visuales son las condiciones que soportan un millar de alumnos con discapacidad de las universidades andaluzas. Un informe del Defensor lo denuncia.

el 15 sep 2009 / 20:33 h.

TAGS:

Aulas sin sitio para sillas de ruedas, falta de intérpretes de lengua de signos y ordenadores sin sistemas adaptados para deficientes visuales son las condiciones que soportan un millar de alumnos con discapacidad de las universidades andaluzas. Un informe del Defensor lo denuncia.

El Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, presentó ayer a la presidenta del Parlamento, Fuensanta Coves, el estudio Universidad y Discapacidad, un trabajo de campo realizado con los defensores de los alumnos de las universidades públicas para conocer la adaptación de este nivel educativo a las necesidades de los estudiantes con discapacidad. La primera conclusión es que es preciso hacer un censo de éstos, ya que muchos no lo indican al hacer la matrícula y los datos se reducen a los que usan los servicios especializados de atención o presentan sus quejas.

Según los datos recabados, el curso pasado superaron los mil, lo que representa el 0,4% del total del alumnado, una cifra muy por debajo de su representación en la sociedad en general y en niveles educativos inferiores, lo que indica un menor acceso a la universidad.

El informe constata que incluso en nuevos campus se construyen instalaciones con barreras arquitectónicas, por lo que el Defensor también recomienda hacer un estudio sobre la accesibilidad, si bien al menos hacia las barreras físicas, por ser más visibles, existe mayor sensibilidad. Aunque a veces falten medios económicos, otras sólo es cuestión de voluntad, como ajustar la altura de los tablones de anuncios o poner carteles más grandes.

Más problema supone la adaptación curricular de los contenidos a las necesidades especificadas de cada uno de estos alumnos, para permitirles adquirir las capacidades que cada titulación exige.

El defensor del universitario de la Pablo de Olavide, Eduardo Gamero, no confió en que el nuevo espacio europeo de educación avance, ya que debido a su "improvisación" este tema "no se ha llegado a plantear".

  • 1