Local

El déficit del Estado cae un 11,8% hasta julio y se sitúa en 22.746 millones, el 2,09% del PIB

La recaudación por impuestos directos cae un 0,2% y los ingresos por  el Impuesto de Sociedades se reducen casi un 24% .

el 31 ago 2011 / 11:51 h.

TAGS:

El Estado registró un déficit de 22.746 millones de euros en los  siete primeros meses del año, en términos de Contabilidad Nacional,  el equivalente al 2,09% del PIB, lo que supone un descenso del 11,8%  en comparación con la cifra del mismo periodo del año anterior, según  los datos ofrecidos este miércoles por el Ministerio de Economía y  Hacienda.  

Este resultado fue consecuencia de unos pagos que se situaron en  89.750 millones de euros, lo que supone un descenso del 13,4%,  mientras que los ingresos sumaron 67.004 millones de euros, un 13,9%  menos que en el mismo periodo de 2010.  

En términos de caja, que computa los ingresos y gastos que  efectivamente se han realizado durante el periodo, el Estado alcanzó  un déficit de 20.610 millones de euros, inferior al déficit de 29.681  millones de 2010.

Los ingresos no financieros totales acumulados durante los  primeros siete meses del año ascendieron a 104.443 millones de euros,  lo que supone un ligero incremento del 0,3% respecto a los 104.166  millones obtenidos en el mismo periodo de 2010. Los ingresos  tributarios, los más significativos, alcanzaron los 97.377 millones,  un 1% más que un año antes.  

Según Hacienda, los ingresos impositivos se encuentran  "coyunturalmente" afectados por varios factores que dificultan su  comparación, como son el distinto calendario de vencimientos de la  deuda pública en los dos últimos años, lo que ha supuesto a julio de  este año 1.370 millones de euros menos de retenciones de capital, que  se realizarán al mes siguiente.

Además, los menores ingresos tributarios también están afectados  por la mayor agilización este año en la realización de devoluciones.  Estos factores explican, según el departamento de Elena Salgado, la  "ralentización temporal" en la tasa de crecimiento de los ingresos.  

Descontando las "distorsiones" en los diferentes ritmos de  devoluciones o calendarios de ingresos y en términos homogéneos, el  crecimiento de la recaudación tributaria se habría situado en el 2,8%  hasta el mes de julio.  

Hacienda precisa también que la evolución de los ingresos  tributarios en los últimos meses y, especialmente, los ingresados en  julio está afectada en su comparación con el año 2010 por el  importante efecto anticipación de las ventas previo a la subida de  tipos del IVA en julio del año pasado y por la finalización de los  planes de estímulo a la demanda que se produjo en 2010.  

EL IRPF CRECE UN 5,2% Y EL IVA UN 3,8%.

Dentro de los ingresos impositivos, la recaudación por impuestos  directos se elevó a 50.760 millones de euros, un 0,2% menos que en el  mismo periodo del año anterior. Los impuestos indirectos, por su  parte, presentaron un crecimiento del 1,9%, tras recaudar 45.929  millones durante los siete primeros meses de 2011. El resto de los  ingresos no financieros reportó 7.754 millones, un 5,8% menos que en  igual periodo de 2010.

Por figuras impositivas, el IRPF acumuló una recaudación de 44.016  millones de euros, un 5,2% superior a la de 2010, por las menores  devoluciones solicitadas, la eliminación de la devolución anticipada  por nacimiento y el incremento de los ingresos correspondientes al  primer plazo de la cuota positiva de la declaración de IRPF de 2010.  Estos factores compensan los menores ingresos por retenciones del  trabajo de las administraciones públicas, consecuencia de la  disminución retributiva de los empleados públicos.

El Impuesto de Sociedades ingresó hasta julio 4.761 millones de  euros, un 23,8% menos que en el mismo periodo del año anterior, como  consecuencia de la disminución del 17% de los ingresos por el primer  pago fraccionado abonado en abril, especialmente el correspondiente a  los grupos consolidados. Además, los ingresos por este impuesto están  afectados por el diferente calendario de vencimientos de la deuda  pública, lo que repercute significativamente en las retenciones sobre  capital.

Por el lado de los impuestos indirectos, el IVA generó durante los  siete primeros meses del año 33.101 millones de euros, lo que supone  un incremento del 3,8% respecto al mismo periodo de 2010. Estos  ingresos, aclara Hacienda, se encuentran muy afectados en términos  comparativos por el efecto anticipación de las ventas durante el  segundo trimestre de 2010 y, especialmente, en el mes de junio,  previo a la subida de tipos del IVA.

Además, subraya que otro factor "coyuntural" que afecta a la  ralentización en el crecimiento de la recaudación por IVA es la mayor  agilización de las devoluciones respecto al año anterior. Sin tener  en cuenta estos factores, la recaudación por este impuesto habría  crecido un 7,1%.

Por último, los impuestos especiales recaudaron 11.107 millones de  euros, un 3,2% menos que hasta julio de 2010, debido principalmente  al retroceso de la recaudación por el Impuesto Especial sobre  Hidrocarburos (-6,3%).

LOS PAGOS CAEN UN 22,7%.

En cuanto a los pagos no financieros, éstos sumaron 81.995  millones de euros al cierre del mes de julio, lo que supone una caída  del 22,7%, por la disminución de la partida de transferencias  corrientes a las comunidades autónomas por el nuevo sistema de  financiación, que ha caído de los 25.068 millones en julio de 2010 a  7.794 millones este año.

En otros capítulos, los pagos por gastos corrientes en bienes y  servicios cayeron un 10,5%, la partida de inversiones reales  disminuyó en un 25,3% (hasta 3.925 millones) y las transferencias de  capital descendieron un 37% (5.654 millones). Los pagos por sueldos y  salarios del personal activo atenúan su descenso al 4,2% al  compararse con meses del ejercicio anterior en los que ya se aplicaba  la reducción media del 5% en la nómina de los trabajadores públicos.

No obstante, la partida de pagos por gastos de personal, en su  conjunto, muestra un incremento del 0,9% por la evolución de las  pensiones de clases pasivas y el efecto de la compensación por la  desviación del IPC en 2010.

  • 1