Economía

El déficit estatal se duplica en un mes por la crisis del ladrillo

Las cuentas estatales han entrado en números rojos. El Estado registró un déficit de 9.965 millones hasta julio, lo que representa más del doble del registrado en el primer semestre (4.683 millones) y se acerca ya al 1% del Producto Interior Bruto (0,89%), según los datos de ejecución presupuestaria publicados ayer por el Ministerio de Economía y Hacienda.

el 15 sep 2009 / 10:50 h.

Las cuentas estatales han entrado en números rojos. El Estado registró un déficit de 9.965 millones hasta julio, lo que representa más del doble del registrado en el primer semestre (4.683 millones) y se acerca ya al 1% del Producto Interior Bruto (0,89%), según los datos de ejecución presupuestaria publicados ayer por el Ministerio de Economía y Hacienda.

Los principales motivos: la crisis del ladrillo, que hace recaudar menos impuestos al Estado, y la deducción de los 400 euros en el IRPF, una de las medidas estrella del Gobierno. Por contra, hace un año, lograba un superávit de 7.524 millones de euros en el mismo periodo.

Se trata del segundo mes en déficit que registran las cuentas del Estado, que en junio incurrieron en su primer saldo negativo desde el mismo mes de 2005, debido a que entre enero y julio de este año los ingresos han caído un 10,1%, hasta los 77.965 millones de euros, mientras que los gastos han aumentado un 11,1% con respecto al mismo periodo del año anterior, hasta 87.930 millones.

Dentro de las causas que han resucitado el fantasma del déficit destaca, además de las ya conocidas reducción de los ingresos del IVA -que cayó el 7,7%- provocada por el descenso en las ventas inmobiliarias y la moderación del consumo así como la caída de los impuestos a los hidrocarburos, la recaudación del IRPF, que ha bajado por primera vez en lo que va de año un 0,5% hasta los 57.275 millones, aunque este apartado se ha visto condicionado por el pago de las devoluciones de la campaña de 2007.

El Ministerio que dirige Pedro Solbes también puso la atención en el efecto que la desaceleración ha provocado en el impuesto de sociedades, que se ha desplomado más del 17% por la reducción de los beneficios de las firmas.

La vuelta de las cuentas del Estado al saldo negativo se debe también a las medidas económicas adoptadas por el Gobierno en este periodo, especialmente la deducción de 400 euros en el IRPF para asalariados, autónomos y pensionistas, que ha supuesto un desembolso para la Hacienda Pública de alrededor de 3.000 millones de euros entre junio y julio.

De cara al futuro, el Ejecutivo ya ha previsto un ligero déficit en las cuentas del Estado al cierre del año, dado que, además de la deducción de 400 euros, la puesta en marcha del conjunto de medidas anunciadas supondrán una merma de ingresos de unos 8.000 millones de euros en el conjunto de 2008. Además, tampoco descarta cerrar 2009 en números rojos.

En el capítulo de los gastos, en los siete primeros meses del año supusieron 87.317 millones, el 5,9% más que un año antes. Los gastos financieros ascendieron a 13.161 millones, el 11,2% más.

Según estos datos, a finales de julio el Estado registró una necesidad de endeudamiento de 6.837 millones, que contrasta con la capacidad de endeudamiento de 2.652 millones de un año antes.

  • 1