Local

El degollado de Triana recibió múltiples puñaladas por todo el cuerpo

El hombre de nacionalidad china que murió el sábado al sufrir una cuchillada mortal en el cuello, al parecer en un intento de robo cuando estaba en su bar de Triana, recibió además múltiples puñaladas por todo el cuerpo.

el 15 sep 2009 / 05:27 h.

TAGS:

El hombre de nacionalidad china que murió el sábado al sufrir una cuchillada mortal en el cuello, al parecer en un intento de robo cuando estaba en su bar de Triana, recibió además múltiples puñaladas por todo el cuerpo. Su esposa no ha podido recogerlo del Anatómico Forense al no tener permiso judicial.

La juez de Instrucción 13 de Sevilla decretó ayer el secreto del sumario sobre la muerte de Jin Ling Min, dueño del bar La Pará de la calle Rafael Belmonte, en Triana, que fue hallado con violentas puñaladas por todo el cuerpo en lo que la Policía baraja como un homicidio para robarle, aunque no se descartan otras posibilidades por la brutalidad de la agresión.

El fallecido presentaba múltiples puñaladas una de ellas mortal de necesidad en el cuello y otra en el pecho, tan enérgica que le partió una costilla. Pero hasta que no esté concluido el informe de la autopsia que se le practicó el domingo en el Instituto Anatómico Forense no se sabrá si hubo un solo autor o si fueron varios los agresores.

El cadáver de la víctima no había podido ser retirado del Anatómico Forense a última hora de ayer porque la juez no ha concedido autorización, ni ha emitido ningún auto que explique si debe permanecer allí para posteriores análisis, según fuentes cercanas a la esposa del fallecido, una joven rumana que lleva varios años en España y trabajaba también en el bar desde que la pareja lo adquirió hace unos seis meses.

La Policía baraja como hipótesis más fiable que el crimen se produjera tras un intento de robo, ya que la caja registradora se encontró abierta y faltaban dinero y algunos objetos de valor, además de aparecer reventada la cabina telefónica. Por el momento no se han producido detenciones, según indicó ayer la Policía.

La víctima fue encontrada a primera hora de la mañana del domingo por la Policía en el cuarto de baño del bar. Fue su esposa la que llamó cuando, extrañada porque su marido no había llegado a casa en toda la noche, decidió ir a buscarlo y se encontró el local cerrado, aunque con las persianas subidas, la luz encendida y mesas fuera. También notó cierto desorden, lo que se ratificó cuando llegaron los agentes, que encontraron la cafetería revuelta.

Agentes de la Policía Científica y del grupo de Homicidios pasaron toda la mañana tratando de encontrar huellas y otras pruebas que puedan aclarar el caso. Prueba de ello era que el cristal de las puertas del bar estaba cubierto del polvo blanco que los investigadores usan para sacar huellas dactilares, si bien, después de que el bar llevase horas abierto, era tal el cúmulo de manchas que parecía difícil encontrar alguna completa.

Amigos de la pareja que desde el suceso han estado junto a la esposa de la víctima, que no tiene familia en España "y está pasando por esto sola", explicaron que la mujer está sufriendo por las versiones que destacan que no se descarta aún que el crimen pueda haberse debido a una venganza. "El que conozca a la pareja sabe que no puede haber nada oscuro", aseguraron.

  • 1