Deportes

El Dépor de la crisis es el Dépor de la pelea europea

El Deportivo de Lotina, Lafita, Riki y Lopo no es el SuperDépor de Irureta, Makaay, Mauro Silva y Fran, pero hacía años que en La Coruña no estaban tan tranquilos con su equipo.

el 16 sep 2009 / 00:17 h.

El Deportivo de Lotina, Lafita, Riki y Lopo no es el SuperDépor de Irureta, Makaay, Mauro Silva y Fran, pero hacía años que en La Coruña no estaban tan tranquilos con su equipo. Parece que su entrenador es tristón y que su plantilla no da para mucho, pero resulta que lleva casi toda la temporada peleando por Europa.

A primera vista, el Deportivo de La Coruña 2008-09 da motivos para pensar que dispone de una plantilla digna, con poderío de sobra para no sufrir apuros pero sin recursos suficientes para traspasar la frontera entre la medianía y Europa. La realidad, sin embargo, ha convertido al equipo coruñés en candidato indiscutible a meterse en la Copa de la UEFA y aspirante a colarse incluso en la Liga de Campeones a nada que el Villarreal se despiste. Tiene una competición a un punto y la otra, a tres, así que todo es posible. Es lo que tiene un equipo sobrio, ordenado, poco dado al espectáculo pero muy razonable. Es decir, un equipo a imagen y semejanza de su técnico.

Miguel Ángel Lotina, 318 partidos de Primera a sus espaldas, llegó hace dos años a La Coruña después de descender con la Real Sociedad. Mala señal, sin duda. El proyecto que le ofreció el eterno presidente Lendoiro, además, era lo menos parecido posible al equipo millonario de la época de bonanza. La crisis es la crisis y el Dépor tenía una de las mayores deudas del fútbol español. El vizcaíno, sin embargo, acabó el curso con excelentes notas: noveno puesto y plaza en la UEFA vía Intertoto después de resucitar a la vieja usanza, con una defensa de cinco. El verano pasado, la situación se le complicó incluso más: el club vendió a su futbolista más relevante, Coloccini, y casi se quedó con lo puesto. Y el caso es que el Deportivo va séptimo, y esta vez con cuatro hombres en la zaga.

Es evidente que Lotina exprime el máximo jugo posible de un plantel discreto pero bien estructurado. El máximo ejemplo es Valerón, por fin recuperado para el fútbol de élite. Este entramado sólo ha recibido un palo este año: la eliminación en la UEFA a manos del Aalborg danés, que curiosamente fue el primer rival europeo de la historia del Dépor (1993). La receta del éxito, en el fondo, es sencilla: veteranía en las zonas más delicadas del campo, como la defensa (Lopo, Manuel Pablo...) o la contención (Sergio, De Guzmán), frescura en la creación (Verdú, Lafita, Guardado...) y mucho, mucho currante sobre el campo. Y si el fichaje estrella (Omar Bravo) no se acopla, pues se le deja ir.

  • 1