Local

El deporte releva a la política

China se salió ayer con la suya y logró que la política no salpicase la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Pekín, un espectáculo imponente en el que el mayor país del mundo demostró su poderío. Aunque las protestas contra el régimen comunista se repitieron en muchos puntos del globo y hasta hubo un muerto en los incidentes, el ruido de la pólvora...

el 15 sep 2009 / 09:35 h.

China se salió ayer con la suya y logró que la política no salpicase la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Pekín, un espectáculo imponente en el que el mayor país del mundo demostró su poderío. Aunque las protestas contra el régimen comunista se repitieron en muchos puntos del globo y hasta hubo un muerto en los incidentes, el ruido de la pólvora y el colorido de miles de atletas desfilando apagó cualquier grito exigiendo mayor democracia en el gigante chino.

Es evidente que las autoridades locales contaban con ello, que una vez que se alzase el telón menguaría la tormenta política. Y así es porque ahora es el momento del deporte, de la esencia al fin y al cabo de lo que son unos Juegos. No es que ya no haya que hablar de política, porque el tiempo de la política nunca pasa cuando hay que denunciar vulneraciones de los derechos humanos, pero desde luego todo lo que no se dijo o no se hizo para presionar a Pekín en estos últimos años no se va a hacer ahora en el fragor de la competición deportiva. Así que, a grandes rasgos, China se salió con la suya: tiene sus Juegos y a cambio no pagó el peaje de mayor democracia y libertad al que se comprometió como condición para celebrar un evento que reúne a 205 países, más incluso de los que tiene la propia ONU.

El Comité Olímpico Internacional (COI) pecó de ingenuo al creerse las promesas chinas pero, ya embarcados, al final la postura de la comunidad internacional ha sido que los Juegos acercan a China al mundo, y que este paso, por pequeño que sea, puede ser el primero en el largo camino que hay que recorrer. Eso sí, el Gobierno de Pekín se equivoca si cree que pasó lo peor: si algo tienen unos Juegos es que cambian a los países en los que se celebran, y puede que millones de chinos vean las cosas de otra manera después de dos semanas y media de convivencia con el resto del planeta.

  • 1