Deportes

El derbi se jugará con balón oval

La rivalidad entre el Ciencias y el Helvetia puede equipararse a la que sostienen aficionados béticos y sevillistas en el fútbol, aunque son más los temas que les une que los que les separa

el 05 ago 2014 / 11:37 h.

Los presidentes del Helvetia R.C. y del Ciencias Rugby posan en nuestra redacción antes de la entrevista. Foto: J.L. Montero Los presidentes del Helvetia R.C. y del Ciencias Rugby posan en nuestra redacción antes de la entrevista. Foto: J.L. Montero Quien piense que la ciudad se ha quedado sin derbi la próxima temporada puede que no siga la actualidad del rugby. La pasión que se pone dentro y fuera de los terrenos cuando se enfrentan los dos históricos conjuntos sevillanos es “similar, sin lugar a dudas, a la que derrochan béticos y sevillistas en sus partidos”. Así de tajante se muestra Manuel García, presidente del Helvetia R.C, que habló para El Decano de los dos derbis previstos para esta temporada, tras el descenso del quince a la División de Honor B. Dos entidades con un presupuesto similar, una misma filosofía y que comparten un idéntico objetivo: jugar en la máxima categoría, aunque con horizontes levemente distintos. El Ciencias Rugby ansía clasificarse este mismo año para los playoffs por el ascenso, si bien el reto final “lo tendremos bastante complicado porque nos enfrentaremos a equipos de la zona norte que son semiprofesionales”, vaticina su presidente, Marcos Caruz. La Liga, que este año estará formada por trece equipos en el Grupo Sur, “puede que no sea tan complicada al enfrentarnos a muchos equipos filiales, pero en los cruces es muy probable que existan conjuntos con seis o siete extranjeros ”. En el Club Amigos del Rugby prefieren ir paso y fijan el ascenso en un par de años. Manuel García augura que esta temporada puede ser de consolidación “teniendo en cuenta que también apostaremos por jóvenes procedentes de los equipos de Mairena y del C.A.R. El año pasado era arriesgado pero nos salió bastante bien”. El Helvetia, que el año pasado terminó en cuarta posición en la tabla, “no renuncia, pese a todo, a estar más arriba”. En peor posición quedó el Ciencias. El descenso supuso “darnos de bruces con la realidad. Hemos sobrevivido por los pelos estas tres últimas temporadas compitiendo con presupuestos muy elevados y aun así, perdimos muchos partidos en el tramo final por falta de veteranía”, asegura su presidente. La permanencia en la máxima categoría del rugby español es muy difícil porque existen plantillas completas con remuneración económica. “Hay entrenadores que si no van bien en la tabla, piden fichajes y viene un par de neozelandeses y algún que otro extranjero que te asegura la permanencia” .

  • 1