Cultura

El "desafío" de apellidarse Drexler

el 04 oct 2010 / 19:52 h.

-->--> -->

A pesar de que sus trayectorias profesionales parecen trazadas en paralelo, Jorge y Daniel Drexler no han actuado sobre un mismo escenario más que una vez, hace dos años, en Zaragoza. La razón principal, que el primero vive y desarrolla su carrera en España, mientras que su hermano lo hace en su Uruguay natal. Sin embargo, este viernes ambos volverán a verse las caras en un concierto benéfico que tendrá lugar en el Auditorio de la Casa Colón de Huelva (20 euros la entrada).

"Es muy inusual que coincidamos porque Daniel vive en Montevideo y yo en Madrid. Cuando nos vemos, o estamos los dos muy liados con el trabajo o estamos de vacaciones, por lo que no pensamos en colaboraciones, pero esta causa tan linda lo merecía", comenta a este periódico Jorge Drexler.

La actuación está pensada para que cada uno de ellos presente sus respectivos discos en promoción -Amar la trama, de Jorge, y Micromundo- y brindará además una tercera parte en la que estos hermanos compartirán escenario para interpretar temas de compositores uruguayos. "Son autores que nos han influenciado a ambos, pero preferimos no adelantar nada, para que sea una sorpresa", señaló.

Daniel, por su parte, ofrecerá temas de sus dos últimos discos, que son los únicos de sus cuatro trabajos que han visto la luz en España._El más reciente, Micromundo, centrará su actuación: "Es un disco orgánico, con música electrónica, pero sin sonidos sintetizados", señala este cantautor, que pretende recoger en este álbum emociones que van desde su reciente paternidad hasta "el vértigo de su última gira".

Daniel, cuya carrera se centra más en Iberoamérica, a pesar de sus frecuentes visitas a España, reconoce que, en ciertos aspectos, ser el hermano de Jorge Drexler le ha supuesto un "desafío": "En el círculo íntimo es una bendición porque los dos nos dedicamos a la música y eso siempre es una satisfacción. Pero a la hora de presentarme ante el público, es cierto que supone un desafío, porque tengo que demostrar mi valía en cada actuación".

Esto es debido a que la carrera de su hermano es más conocida internacionalmente, gracias en parte al Oscar que ganó en 2005 por el tema Al otro lado del río, un logro que Jorge, con el paso del tiempo, ve "con cariño". "Aquello me ayudó mediáticamente, pero aquella difusión se evaporó pronto", recuerda.

Y es que la trayectoria de ambos artistas es más que parecida, y no sólo en la faceta musical. Los dos, procedentes de una familia de médicos uruguaya, estudiaron Medicina y dejaron esta profesión por la música.

"Yo empecé Medicina y a tocar música antes que Daniel, aunque es curioso que él comenzó a componer canciones antes que yo. Cuando le dije a nuestros padres que quería dedicarme a la música fue chocante, aunque luego todo se calmó", recuerda Jorge.

Daniel, que a los años siguió los pasos de su hermano, añade que cuando comunicó su decisión a sus padres, éstos volvieron a reaccionar con un "poquito de miedo". "Ahora que estoy al otro lado de la barra, y que soy padre, poniéndome en su lugar, veo que realmente actuaron con mesura, porque no hubo traumas ni problemas".

Ninguno de los dos parece querer concretar cuáles son las principales diferencias entre sus respectivos estilos, que muchos críticos musicales consideran muy similares. A este respecto, Daniel no se lo toma "ni bien ni mal". "Me lo tomo como una realidad. Nos hemos criado juntos y los dos somos cantautores. Nuestra relación es muy cercana. A estas alturas buscar diferencias me cuesta".

El hecho de que, como confiesa Jorge, no tengan más proyectos de colaboración a largo plazo da más valor a la actuación del viernes. El Auditorio de la Casa Colón será el escenario para este recital, que supondrá la apertura musical del Otoño Cultural Iberoamericano (iniciativa promovida por la Fundación Caja Rural del Sur) y del curso de la Universidad de Huelva. Los fondos se destinarán a apoyar la labor de la organización onubense Médicos por Iberoamérica y de Unicef.

  • 1