Local

El desconocido Van Rompuy será el primer presidente estable de la UE

La británica Catherine Ashton, sin experiencia diplomática, será la Alta Representante de Política Exterior comunitaria.

el 19 nov 2009 / 18:41 h.

TAGS:

El primer ministro belga, Herman Van Rompuy, es para el común de los mortales un completo desconocido. Pese a todo eso, los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 le eligieron ayer como primer presidente permanente del Consejo Europeo para los próximos dos años y medio.

Tiene una limitada experiencia en la escena europea y sus detractores le reprochan su falta de carisma. Su actuación no podrá compararse con la de su antecesor, ya que nadie ha ocupado hasta ahora el cargo, previsto en un Tratado de Lisboa recientemente ratificado. La candidatura del democristiano Van Rompuy estaba patrocinada por Francia y Alemania y era la que encontraba menos resistencias entre el resto de socios europeos. Su elección fue posible después de que Reino Unido renunciara a colocar en el puesto al ex primer ministro Tony Blair.

A cambio, Londres logró situar al frente de la diplomacia europea a la baronesa Catherine Ashton, actual comisaria de Comercio y futura Alta Representante de Política Exterior, otro de los cargos previstos por el nuevo Tratado. Su nombre fue propuesto poco antes del inicio de la cumbre por los socialistas europeos, descartando así la candidatura del ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno español, Miguel Ángel Moratinos.

Los perfiles. Van Rompuy, de 62 años, dirige el Gobierno belga desde hace 11 meses. Es un político moderado, discreto y experto en lograr compromisos imposibles en un país tradicionalmente sumido en periódicos enfrentamientos entre las comunidades flamenca y valona. Su nombramiento amenaza pues con abrir una nueva crisis en el siempre frágil equilibrio político belga. Defensor de un presidente de la UE que no altere el "equilibrio" institucional de la Unión y proporcione "estabilidad" al Consejo Europeo, Van Rompuy sorprendió durante una rueda de prensa junto al presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, y al primer ministro húngaro, Gordon Bajnai, como escritor de haikus, poemas cortos japoneses a los que es aficionado.

En cuanto a la sustituta de Javier Solana, tiene una escasa experiencia diplomática y no ha ocupado puestos relevantes en los diferentes gobiernos laboristas, donde se ha encargado básicamente de tareas relacionadas con empleo, igualdad, salud, justicia y libertad. Es economista y fue la primera mujer británica en ocupar un asiento en la Comisión Europea. Antigua presidenta de la Cámara de los Lores, ha jugado un papel clave en la adopción del Tratado de Lisboa por parte de Westminster.

El consenso entre los líderes de la UE comenzó a forjarse con el acuerdo previo de los dirigentes socialistas comunitarios para proponer y respaldar un único candidato. Así las cosas, pese a que uno de los objetivos del Tratado de Lisboa consiste en democratizar el funcionamiento de la UE, en el proceso de designación del equipo diplomático de los Veintisiete ha reinado la opacidad y la falta de consenso, que ha hecho posponer la elección varias veces, debido a las luchas de poder entre los grupos políticos de la Eurocámara.

  • 1