Local

El 'descubrimiento' del Carambolo

El anuncio de la celebración de la exposición del tesoro del Carambolo entre el 24 de septiembre y el 10 de enero pone fin a los problemas suscitados para el desarrollo de esta muestra, prevista para el año pasado con motivo del cincuenta aniversario del hallazgo de las piezas tartésicas.

el 16 sep 2009 / 06:16 h.

El anuncio de la celebración de la exposición del tesoro del Carambolo entre el 24 de septiembre y el 10 de enero pone fin a los problemas suscitados para el desarrollo de esta muestra, prevista para el año pasado con motivo del cincuenta aniversario del hallazgo de las piezas tartésicas.

Un convenio a cuatro bandas entre la Junta, el Ayuntamiento de Sevilla, la Hispalense y la Fundación Cajasol permitirá que el proyecto expositivo se lleve a cabo en las instalaciones del Museo Arqueológico, en el Parque de María Luisa. De este modo, se salvan los escollos suscitados por dos cuestiones: la necesidad de garantizar la seguridad de los objetos expuestos (y eso significa un presupuesto más amplio) y los problemas detectados en el edificio del Arqueológico.

La importancia de la exposición no sólo reside en la calidad y amplitud del patrimonio tartésico que será mostrado a los visitantes, sino en el propio hecho en sí de que más de una generación de sevillanos vaya a reencontrarse con unas piezas datadas entre los siglos VIII y III antes de Cristo que forman parte de los primeros asentamientos en el territorio en el que ahora se extienden Sevilla y su corona metropolitana.

Por increíble que le pueda parecer a quienes desconozcan la historia de este patrimonio, el original del tesoro del Carambolo se halla guardado en la caja fuerte de una entidad bancaria desde que el Ayuntamiento de Sevilla lo depositara allí en 1978. Razones de mera seguridad aconsejaban su protección en cámaras blindadas, pero lo que ya se ha entendido menos es que durante este tiempo apenas se haya mostrado, y de forma parcial, en cuatro muestras temporales, la última de las cuales se celebró en el año 2000. La exposición que arrancará en mes y medio permitirá paliar el desconocimiento de muchos ciudadanos con respecto a un patrimonio de un valor simbólico incalculable para Sevilla. Y, de paso, certificará la mejoría del estado del Museo Arqueológico, cuyas instalaciones estaban tan deterioradas que la Consejería de Cultura, aun siendo competencia del Ministerio, tuvo que emprender obras de emergencia para su rehabilitación.

  • 1