Local

El desencuentro de Tussam con la Junta

Amenos de un mes de que se ponga en marcha el Metro de Sevilla, los residentes en Sevilla capital se han encontrado con que el bonobús que utilizan a diario en sus desplazamientos no se puede utilizar para montarse en los vagones de la línea 1 y que, para arreglarlo...

el 15 sep 2009 / 18:43 h.

Amenos de un mes de que se ponga en marcha el Metro de Sevilla, los residentes en Sevilla capital se han encontrado con que el bonobús que utilizan a diario en sus desplazamientos no se puede utilizar para montarse en los vagones de la línea 1 y que, para arreglarlo, el alcalde les aconseja que se saquen también la tarjeta del Consorcio de Transportes (válido para Tussam y el suburbano). Desde luego no será por falta de tiempo para hallar las soluciones técnicas y administrativas necesarias para su implantación. Como publica hoy este periódico, en el mismo pliego de prescripciones técnicas del contrato de concesión y explotación de la línea 1 del Metro se especifica con claridad que los títulos de transporte "serán compatibles con los empleados en el resto de la red de transporte público de Sevilla, en particular con los autobuses urbanos de Tussam y con los autobuses interurbanos". El documento se firmó en julio de 2002 por parte de las empresas concesionarias y por la Junta. Seis años y cuatro meses después, la mencionada compatibilidad no deja de ser más que una buena intención sin plasmación real. Empecinarse en la búsqueda del culpable de semejante desaguisado se antoja inútil, pues ni las propias Administraciones se ponen de acuerdo sobre qué grado de responsabilidad les corresponde en este asunto. Obras Públicas responsabiliza a Tussam y, en sentido contrario, la empresa de transportes de Sevilla achaca el retraso a la sociedad del Metro. Sería mejor no insistir en la discusión y centrarse en arreglar los problemas que han impedido que la tarjeta sin contacto que pondrá en marcha Tussam se pueda usar ya en la línea 1. El Metro será una realidad en pocas semanas y tendría muy poco sentido que no se pudiera emplear el bonobús para montarse en él y disfrutar de las ventajas de un medio de transportes que hará historia y revolucionará el mapa de comunicaciones de Sevilla y su corona metropolitana.

  • 1