Local

El deseo se dispara en verano

Si tiene problemas en las relaciones sexuales con su pareja o quiere innovar, atento a lo que cuenta Sylvia de Béjar.

el 16 jul 2011 / 22:57 h.

TAGS:

Una pareja de novios besándose.

"Al montar una empresa hay unos costes y unos beneficios. Si los costes son mayores, algo falla. Igual ocurre con una pareja", explica Sylvia de Béjar. Esta escritora y experta en sexualidad acaba de publigar su segundo libro sobre sexo: DESEO, Cómo mantener la pasión y resolver las diferencias sexuales (Planeta), todavía un tema tabú en esta sociedad. No se lleve las manos a la cabeza por esa similitud entre una empresa y una pareja. Párese un momento y piense, por ejemplo, que cuando se va a vivir con su novio, novia, marido o mujer, "es para compartir una vida juntos, para estar mejor. Ese es el beneficio", dice Sylvia.

¡Ojo! Se trata de mantener o avivar la pasión sexual en una pareja, en una relación estable, algo que quizá le pueda interesar por aquello que dicen los famosos estudios de que en vacaciones, sobre todo en las de verano, se rompen más parejas precisamente por verse durante más tiempo. Así que nada tiene que ver con un rollo de una noche o un verano loco. Que hablando del verano, en Sevilla con el calor que viene haciendo lo que menos falta hace es sudar aún más. Así que, por ello, aconseja Sylvia a las parejas que "hagan el amor a una hora en la que refresque. Previamente conviene tomar una buena ducha de agua fría -y ahí probablemente empiecen el tonteo- y si quieren continuar fuera de ella, que vayan a un ritmo lento y hagan jueguecitos con hielo".

Al principio de una relación todo es maravilloso, es lo más parecido a conducir un Lamborghini. Incluso en esa primera vez en la cama -o donde se encarte- como pareja, con ese gusanillo de "qué hago, me dejo llevar, tomo yo la iniciativa o la toma él". Se va afianzando la relación, pasa el tiempo y algunas parejas continúan en ese mundo de tralalá, "que al preguntarles ¿cómo os va? Dicen, bien. En esa respuesta ya se percibe una sonrisa delatadora, miradas de complicidad en las que comparten secretos que refuerzan la relación", señala la periodista.

Otras en cambio se pierden en el camino. ¿Qué ocurre? "La rutina, ignorar los deseos del otro, y evidentemente, la comunicación", son los factores claves que hacen que una relación se estanque. Los dos primeros van de la mano. Por ejemplo, "cuando la mujer está de mal humor, y lo paga con el marido. Si le sonríes más al panadero que a la persona que quieres algo va mal", sentencia. O "eso de que el hombre se siente a ver la tele mientras la mujer cocina. Es como dar por hecho que hagas lo que hagas esa persona va a estar ahí siempre. La tienes en el bote, no se va a mover de tu lado. Pues no", afirma tajante. El no funcionar en la cama no es más que el reflejo de lo que ocurre fuera de ella. No hay que descuidar la relación, "hay que hacer un esfuerzo para reconquistar a esa persona cada día, bueno vamos a dejarlo en cada semana", bromea Sylvia. Esta situación de reconquista es lo que se daría cuando "uno ve que está a punto de perder a su pareja; entonces, quizá sea demasiado tarde. Vívelo con esa intensidad constante para no llegar a ese punto".

Lo mismo ocurre con la comunicación entre la pareja. Si hay problemas con el sexo por la razón que sea "ten la suficiente confianza para ser sincera con él". Siempre se habla de grandes proezas en la cama, la postura con la pierna a 90 grados, pero "todos tenemos fantasías sexuales y no somos capaces de decirlas", afirma De Béjar. Y en muchas ocasiones es una tontería como que "ella quiere tomar la iniciativa y que él no haga nada; probablemente a un hombre le encantaría. O a lo mejor lo que quiere es que él sea un poco más salvaje. O hacer el amor de una forma más tranquila, que le haga sentirse como una princesa", algo tan sencillo como hablar a las claras.

Esta es una forma de reactivar la chispa que se puede ver reforzada por lo "prohibido", como hacerlo en algún lugar público, o el misterio de lo desconocido, la novedad.

Cosillas que se pueden encontrar fácilmente en libros como el de De Béjar, internet o hablar con amigos. "Igual que hay gente que buscan recetas nuevas para cocinar, preocúpate de encontrar la que haga que tengáis una vida sexual plena", que la disfruten los dos y no suponga un problema. Porque como dice Sylvia "es una pena que algo como hacer el amor que sirve para compartir la pasión que siente el uno por el otro, sentirse amado, se convierta en una carrera de obstáculos, de miedos, no aguanto, no duro, de vergüenzas". Recalca que lo normal en una relación no es lo que piensa la mayoría; "lo normal en una pareja es todo lo que hagan de mutuo acuerdo, por muy raro que parezca. Si a los dos les gusta, adelante". Lo importante es ser natural y tener presente que a medida "que se van conociendo el uno al otro, sus cuerpos y lo que les gusta de verdad", las relaciones sexuales mejoran "y mucho".

  • 1