Local

El deseo y la realidad

La realidad del Bernabéu fue bien distinta a la teoría de la que habló Mel.

el 17 oct 2011 / 08:49 h.

TAGS:

Hay un refrán muy español que dice "una cosa es predicar y otra, dar trigo". Si lo traducen a términos futbolísticos quedaría más o menos así: "una cosa es proponer un fútbol y otra distinta el resultado final".

Durante la semana en las múltiples comparecencias de Mel en los medios locales y madrileños quedó muy claro que el Betis iba a proponer su juego, apostillando que si le daba al Madrid un metro de ventaja estabas muerto. Visto lo visto en el Bernabéu las teorías son muy distintas a las realidades. El Betis salió bien y maniató durante la primera parte al Madrid. Lástima la lesión de Vadillo que tantas expectativas despierta. Los verdiblancos vieron cómo ese metro de ventaja se multiplicó y con espacios lo que todos sabíamos y, no digamos, los técnicos rivales de Mourinho, el contragolpe letal en los pases de Cristiano y Di María dieron opción a tres goles de Higuaín y otro de Kaká. Para nada sirvió el de Jorge Molina pues el 4-1 es inobjetable.

Bien la teoría, la misma que todos se saben, pero parar en la práctica las contras madridistas es asignatura pendiente de todos en el Bernabéu. Quede para otra ocasión la lección porque la liga del Betis no está en la órbita de la casa madridista. La suya es otra distinta y a ella debe aplicarse.

Gran resultado, mal juego. Con un juego poco convincente, un Javi Varas sensacional, que una vez más fue decisivo para la victoria final, el Sevilla se impuso (2-1) al colista Sporting de Gijón. Los tres puntos le han servido al Sevilla para seguir invicto en el campeonato y entrar en los puestos de privilegio que dan opción a soñar de nuevo con Europa. Es la realidad. Lo demás entra dentro de esos factores exógenos que tiene el fútbol. La brillantez de nada sirve si va acompañada de la derrota.

En la clasificación, junto a los puntos no hay capítulo que determine si el fútbol realizado fue mejor o peor. Ahora bien, Marcelino, estoy seguro, es el primero que sabe que para seguir arriba su equipo debe mejorar en el juego colectivo empezando por el manejo y el mando que un equipo tiene que tener en la zona de elaboración. Hay partidos que hay que sacar adelante sí o sí, jugando hasta mal, porque en ellos y en sus puntos muchas veces estriba una clasificación ideal y este ante el Sporting es una prueba de ello. Repetirlos es jugar a la ruleta rusa y ya saben cómo se las gasta el dichoso juego.

  • 1