Local

El desigual avance de los mercados

Hace ya tres años que el Ayuntamiento activó un plan de reforma de los mercados ante su deterioro y la necesidad de relanzarlos. El turno le ha llegado ya a algunos como Feria, Bellavista y Heliópolis, y ahora le toca a otros muy deteriorados como el Tiro de Línea y la Candelaria.

el 16 sep 2009 / 07:17 h.

TAGS:

T. MURIEL / G. JIMÉNEZ / J. ALONSO

Hace ya tres años que el Ayuntamiento activó un plan de reforma de los mercados ante su deterioro y la necesidad de relanzarlos. El turno le ha llegado ya a algunos como Feria, Bellavista y Heliópolis, y ahora le toca a otros muy deteriorados como el Tiro de Línea y la Candelaria.

De los 19 mercados de la ciudad, una docena han sido objeto de reformas o lo serán en los próximos meses. Desde grandes mercados a las pequeñas plazas de abastos, son muchos los que necesitan planes de actuación para evitar su deterioro por el paso del tiempo.

En algunos casos, las instalaciones se quedaron antiguas; en otros fueron los mismos placeros los que fueron poco a poco abandonando los recintos. Y en varios casos, como el de la Encarnación o la Puerta de la Carne, su supervivencia depende de proyectos urbanísticos completamente ajenos de los que, sin embargo, se pueden ver beneficiados. Este periódico ha recorrido una decena de estas instalaciones con un balance desigual. Del buen estado de Triana o San Jerónimo a los problemas del Tiro de Línea o la Candelaria.

"No tener aire acondicionado hace que sea insoportable estar aquí", describe José Antonio Bilbao, dueño de una pescadería de la Candelaria. Uno de los representantes de la asociación de vecinos, Francisco Robledo, urge al Consistorio a actuar: las bóvedas se caen, las humedades proliferan y muchas cámaras refrigeradas no enfrían.

Los placeros recuerdan el compromiso de actuación del Gobierno local, y se remontan a febrero de 2008. Aunque con retraso, su turno llegará tras el verano. La Delegación de Salud y Consumo, que comanda Teresa Florido, tiene previsto acometer un proyecto de más de dos millones de inversión que incluirá una mejora del saneamiento, las cubiertas, la climatización y los aseos.

Adolfo González, presidente del mercado del Tiro de Línea, tiene sus reclamaciones. La plaza necesita una instalación de aire acondicionado y mejoras en las cámaras frigoríficas. Será tras el verano, si se cumplen las previsiones del Gobierno local. Hay más de 200.000 euros presupuestados para una segunda fase de los trabajos.

El caso de Bellavista es completamente distinto. Se hicieron las obras, pero no salieron bien, ahora hay humedades. Aunque el Ayuntamiento anuncia su inmediata resolución los defectos han provocado la división de opiniones entre los placeros sobre el efecto de las obras.

Algunos, como el responsable de la pescadería Juan Marrufo, o Beatriz, de la pollería, destacan la diferencia entre sus actuales instalaciones y el "cuchitril" que tenían antes. Otros, como Claudio Cabo, de Alimentación Vegetajares, advierte de que ningún puesto dispone de ventilación en su interior.

Está previsto que haya también mejoras en el Arenal -con un presupuesto similar al del Tiro de Línea- y en el Cerro del Águila, aunque en este caso se trata de una serie de reformas menores, mientras que en otros casos como en Feria o Heliópolis están en plena fase de trabajos tras sufrir los proyectos distintas modificaciones. Pero incluso en la Delegación de Salud y Consumo admiten de que quedan muchos más por reformar.

Las Palmeritas está presidido por una inscripción: Instalación provisional desde 1973. Y han pasado más de 35 años. Diego Rodríguez denuncia desde su carnicería la "dejadez" del Ayuntamiento. Los aseos están descuidados, y en la zona de las pescaderías el suelo está lleno de charcos con olor a podrido.

Cerca de este mercado hay otras instalaciones, menores y con un elevado nivel de deterioro. El mercado del Suroeste, en Nervión, tiene muchos puestos vacíos, llenos de cajas amontonadas y suciedad. Tienen otra forma de gestión: lo administran los propios placeros.

En el otro lado de la balanza están las instalaciones que ya han sido objeto de mejoras y que además, por su ubicación, tienen un elevado nivel de negocio. "Nuestras instalaciones están muy bien, los puestos son muy modernos y el edificio tiene mucha luz", explica Sergio Velasco, dueño de uno de los puestos del mercado de Nervión. Se ha adecuado a las nuevas tecnologías: incluso tiene conexión a internet y la compra se puede hacer a través del ordenador.

Y, por supuesto, los tres mercados más desarrollados de la ciudad. Salieron a concurso público hace apenas unos meses para que fuera Mercasevilla la que asumiera su gestión, pero ahora les invade el temor a las consecuencias que puede tener la situación de la empresa pública, en plena investigación judicial y con problemas económicos. Son San Gonzalo, Triana y San Jerónimo. No ocultan su preocupación.

"Los mercados tienen que resurgir por ser algo humano, sevillano y cultural", apunta Pepe Moreno, de San Gonzalo. En San Jerónimo, la plaza está vacía. Su presidente, Francisco José Mena, admite que es "habitual". José Manuel Ruiz, en Triana, alza la voz: "Tenemos que hacer algo por impulsar este mercado".

  • 1