Deportes

El despertar de un mito

El Standard de Lieja irrumpía en 1900 en la 'Coupe de Championat', denominación de la Liga de Bélgica en 1895, año de su fundación. Desde entonces, la entidad surgida en el Colegio de Saint-Servais ha sido uno de los referentes del mapa nacional.

el 15 sep 2009 / 17:56 h.

El Standard de Lieja irrumpía en 1900 en la 'Coupe de Championat', denominación de la Liga de Bélgica en 1895, año de su fundación. Desde entonces, la entidad surgida en el Colegio de Saint-Servais ha sido uno de los referentes del mapa nacional. Su último título de Liga ha significado el inicio de una era.

El rumano Laszlo Bölöni ha sido el elegido para continuar con la hegemonía del Standard de Lieja en la Liga de Bélgica, un país en el que, a mediados de los 80, fue un auténtico símbolo de prestigio a nivel internacional. Tras lograr el título liguero en el anterior ejercicio, la entidad que coordina el afamado empresario suizo Reto Stiffler busca recuperar el prestigio perdido en Europa, donde fue subcampeón de la Recopa ante el FC Barcelona en 1982.

La recesión financiera que impera a nivel mundial generó que el Standard apostase por talentos futuros para renovar la plantilla que se alzó con el título de Liga a las órdenes del peculiar Michel Preud'homme en la anterior edición. La revolución promovida por el Anderlecht, con el argentino Matías Suárez como principal reclamo, originó el inicio de una nueva era en Lieja, donde el Standard ha sido, históricamente, un símbolo social. El atacante brasileño, con pasaporte belga, Alandson da Silva, de 20 años, fue la incorporación estrella en una plantilla en la que continuaron el mediocentro internacional Steven Defour y el ariete serbio Milan Jovanovic, máximo artillero la pasada campaña con 16 dianas.

Laszlo Bölöni ha optado por conservar la pizarra que propició la consecución de la última Liga. Con el clásico 4-4-2, el preparador rumano ha confiado en el ecuatoriano Espinoza para evitar el gol rival. El joven Jeremi de Vrient, de 22 años, no ha podido impedir la titularidad del arquero sudamericano. Sin duda, los principales pilares de la línea defensiva son los brasileños Marcos Camozzato y Dante Costa. Y en el lateral izquierdo figura uno de los jugadores con mayor curriculum en Bélgica: el norteamericano con pasaporte ecuatoriano Oguchi Onyewu, autor de 5 goles en la pasada campaña.

Sin embargo, el auténtico cerebro del Standard es el internacional belga Steven Defour. Pese a su juventud, -20 años-, es el capitán del once del vetusto Maurice Dufrasne y uno de los jugadores con mayor proyección de futuro del mercado centroeuropeo. Su escolta suele ser el francés Wilfried Dalmat, un mediocentro de perfil defensivo de 26 años que ahora busca fortuna en la Coupe de Championat. Y en ataque presentará su principal amenaza, el serbio Milan Jovanovic. El ex del Shaktar Donetsk y el Lokomotiv de Moscú fue, con 16 goles, el máximo artillero de la 07-08.

Su alter ego en la zona de finalización es el agresivo Mbokani, que computó 15 dianas en la anterior temporada y que se consagró a nivel internacional gracias a una excelente actuación en la Liga de Campeones de África en 2005 en la disciplina del TP Mazembe, campeón hegemónico en la República del Congo, su país de origen.

Con una exótica combinación de nacionalidades, el Standard ha recuperado el prestigio perdido a nivel europeo. Fue en la campaña 81-82, y con el mítico Eric Gerets en sus filas, cuando los de Lieja se proclamaron subcampeones de la Recopa de Europa, en cuya final no pudieron rubricar su excelente papel ante el FC Barcelona (2-1). Simonsen y Quini fueron los autores de los goles del once blaugrana. El mediocentro Vandermissen fue el encargado de multiplicar las esperanzas de un equipo mágico.

  • 1