miércoles, 23 enero 2019
17:13
, última actualización
Deportes

El día que el Betis fue local en Nervión

Los verdiblancos recibieron a Las Palmas en el campo del Sevilla en la temporada 80-81.

el 11 oct 2014 / 10:36 h.

Betis_Nervion_ElCorreo Pancarta de agradecimiento al Sevilla que mostraron los seguidores verdiblancos en las gradas del Sánchez-Pizjuán. Foto: El Correo. El 28 de septiembre de 1980 (temporada 1980-81) se produjo un hecho insólito e inusual. El Betis tenía que disputar la cuarta jornada de Liga frente a Las Palmas como local y lo hizo en el Ramón Sánchez-Pizjuán, en un encuentro en el que terminó imponiéndose con contundencia (4-1). El beticismo se vio obligado a desplazarse al campo del eterno rival porque en el Benito Villamarín se estaban realizando obras para su remodelación de cara al Mundial de 1982, que además se vieron paralizadas durante varias semanas como consecuencia de una huelga. Todo ello impidió que el cuadro verdiblanco comenzase el campeonato en su feudo, por lo que no tuvo más remedio que variar de escenarios los envites en los que se debía enfrentar al Valencia (jugó en Mestalla y cambió el partido de ida por el de vuelta) y al conjunto canario. Las relaciones entre ambos clubes, presididos por Juan Manuel Mauduit y Eugenio Montes Cabeza, respectivamente, eran muy buenas, como se demostró con este gesto que agradecieron tanto los aficionados verdiblancos como los jugadores. La decisión benefició a todos, ya que los seguidores heliopolitanos estaban deseando poder disfrutar de una vez por todas de su equipo y los jugadores se ahorraban un nuevo desplazamiento lejos de la capital hispalense, tal y como han rememorado para El Decano Deportivo Rafael Gordillo y Julio Cardeñosa, dos de los jugadores que fueron titulares en el citado choque. “Fue muy extraño saltar al Sánchez-Pizjuán para no enfrentarte al Sevilla, pero nos vino muy bien no jugar fuera de la ciudad por segundo partido consecutivo y al final, cuando sales a jugar, la única realidad es que es una batalla de once contra once”, comenta Cardeñosa, al que no se le olvidará el encuentro: “Me acuerdo perfectamente del partido porque me expulsaron de forma injusta y no pude disfrutar en la totalidad de la victoria de mis compañeros”. Además, el que fue delantero verdiblanco también tiene presente el comportamiento de los seguidores béticos: “La afición del Betis fue ejemplar, como siempre. A pesar de que tuvieron que ir al campo del Sevilla, desde el primer momento que saltamos al césped todo eran gritos de ánimos y cánticos para demostrar lo que pensábamos todos, que lo único importante era ganar”, rememora. “El Sevilla nos hizo el favor y fue un detalle. Lo más importante era jugar con la camiseta del Betis, defender el escudo y ganar”, recuerda Rafael Gordillo. El Betis, entrenado por Luis Carriega, goleó por cuatro tantos a uno a la escuadra dirigida por Antonio Ruiz. El técnico de la entidad de La Palmera apostó por Esnaola; Gerardo, Biosca, Ortega, Peruena, Gordillo, Morán, López, Diarte, Segundo y Cardeñosa. Ni jugar en territorio del máximo rival ni la expulsión de Cardeñosa impidieron la victoria, gracias a los goles de Biosca, Diarte (2) y Segundo.

  • 1