Local

El diálogo se desvanece en Honduras mientras sigue el cerco a la embajada

La sevillana Nazaria Moreno regresó ayer a Sevilla. El gaditano encarcelado declarará ante el juez mañana lunes. 

el 26 sep 2009 / 20:28 h.

TAGS:

Varios militares hondureños controlando una manifestación a favor del depuesto Manuel Zelaya.
-->--> -->

Las esperanzas de diálogo para sacar a Honduras de la crisis política que sufre desde el 28 de junio se desvanecieron ayer. El gobierno de facto respondió ayer a la ONU argumentando que el cerco policial a la embajada de Brasil es para proteger el edificio.


Las denuncias del depuesto presidente Manuel Zelaya sobre ataques con gases tóxicos por parte de la Policía, negados por el Ejecutivo interino, los matices del presidente depuesto sobre las conversaciones del día previo y las protestas de sus seguidores volvieron a relegar la posibilidad de un diálogo en Honduras. "Nosotros sólo estamos respondiendo a la petición que hizo el Gobierno del señor Lula da Silva al Gobierno de Honduras que quería garantizar la embajada, el edificio y también la vida del que estaba dentro", dijo Micheletti en declaraciones a periodistas.

"Estamos comprometidos a garantizarle la parte de afuera al Gobierno de Brasil", insistió el presidente de facto, después de que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas condenara los "actos de intimidación" contra la sede diplomática de Brasil, donde está el presidente depuesto, Manuel Zelaya, desde el lunes.

Mientras, la sevillana Nazaria Moreno, que permanecía en Honduras trabajando para unos proyectos de la Diputación de Sevilla pudo regresar ayer a la capital andaluza después de varios días de viaje. Según explicó, durante los días que permaneció en Tegucigalpa recluida en el hotel debido al toque de queda nunca llegó "a pasar miedo pero sí cierta inquietud" dado que "escuchaba los disparos y veía mucha policía militar por la calle. Aprovechando el levantamiento del toque de queda durante unas horas el pasado miércoles, pudieron viajar en coche hasta San Salvador (El Salvador) "durante nueve horas" y desde allí comenzar un largo viaje a Sevilla vía San José (Costa Rica) y Madrid.

Otro andaluz que no ha podido abandonar Honduras es el chipionero Antonio Porta, que está en prisión acusado de participar en los disturbios callejeros. Su hermana Encarnación explicó ayer que no han podido hablar directamente con él pero a través del consulado sí le han dicho que está "bien atendido" en la cárcel donde se encuentra a la espera de ser juzgado el próximo lunes.
Porta, que viajó a Honduras para conocer a una joven con la que mantenía una relación a través de internet, salió del hotel en el que se alojaba cuando escuchó los disturbios y fue retenido, según su hermana. "No tiene culpa de nada, y hemos enviado sus informe médicos en los que se demuestra el problema psíquico que tiene como consecuencia de un accidente".

  • 1