Economía

El diálogo social se resquebraja

El ambiente está más que enrarecido. La petición de abaratar el despido por parte de la CEOE -aunque no sólo se ha sugerido desde el ámbito patronal- pone en peligro el diálogo social entre empresarios, sindicatos y Gobierno, en medio de una crisis que si algo reclama, es precisamente consenso.

el 15 sep 2009 / 22:42 h.

El ambiente está más que enrarecido. La petición de abaratar el despido por parte de la CEOE -aunque no sólo se ha sugerido desde el ámbito patronal- pone en peligro el diálogo social entre empresarios, sindicatos y Gobierno, en medio de una crisis que si algo reclama, es precisamente consenso. La advertencia partió el domingo del ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, quien aseguró que el diálogo social puede verse afectado si se sigue insistiendo en el abaratamiento del despido, por lo que hizo un llamamiento a la "responsabilidad" a la patronal.

Corbacho señaló, en una rueda de prensa en Jaén, que "en un momento en el que se está destruyendo empleo a una media de 200.000 en un mes, no hay que incentivar las medidas del despido. En todo caso, las de la contratación". El ministro consideró que en España existe una temporalidad en el empleo "muy alta", ya que "de los 16 millones de contratos que se hacen en un año, más de 14 millones son temporales", lo que, en su opinión, "desmiente que el mercado sea muy rígido, porque, de lo contrario, no se habrían destruido un millón de puestos de trabajo en tan poco tiempo".

Dijo, además, que uno de los aspectos que está repercutiendo en el empleo es la contención del consumo y el recorte de la producción, por lo que pidió a la patronal que introduzca "una reflexión más serena, más tranquila y de más largo recorrido", en la que "todos" piensen en "cómo podemos dotarnos a la larga de medidas que permitan hacer más seguro este mercado de trabajo, del que el 30% es muy precario".

Celestino Corbacho insistió en solicitar al empresariado que "contribuya a hacer posible que todas esas medidas se hagan con espíritu constructivo en el diálogo social". En cambio, el titular de Trabajo no mencionó al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, quien precisamente fue la semana pasada el que abrió de nuevo la caja de los truenos con la necesidad de flexibilizar más el mercado laboral español.

Presidente. En este contexto, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, avisó ayer domingo de que "pierden el tiempo" quienes le reclaman que facilite el despido libre pues, según garantizó, no lo hará "bajo ningún concepto". Durante un mitin celebrado en La Coruña, insistió en no permitirá el recorte de derechos de los trabajadores ni el despido libre. "Que nadie lo crea".

Por su parte, CCOO y UGT acusaron a la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) de reclamar reformas públicamente en lugar de hacerlo dentro de la Mesa del Diálogo Social. Reprocharon, asimismo, que la patronal demande una reforma del mercado de trabajo que no está pactada en el Acuerdo del Diálogo Social firmado en 2008.

El secretario confederal de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, aseguró que lo que pretende la patronal "es hacer publicidad de sus temas, a ver si en esta situación de crisis sacan ventajas y recortes de derechos" de los trabajadores. Por su parte, desde CCOO subrayaron que el empresariado no está negociando "formalmente" con los sindicatos las mismas reformas laborales que reclama en las mesas de diálogo social.

  • 1