Local

El diario de la confrontación

La Junta y el Ayuntamiento se esmeran en convertir en refriega política todo proyecto que involucre a ambas administraciones.

el 21 dic 2012 / 22:13 h.

TAGS:

La crispación del primer año de mandato del PP hacía palpable un cambio de rumbo. El alcalde, Juan Ignacio Zoido, y el líder de la oposición, Juan Espadas, coincidieron en lanzar mensajes de conciliar posturas entre el Ayuntamiento y la Junta. Había propósito de enmienda para no repetir los debates encarnizados sobre asuntos como la ampliación de la red de Metro, la venta de la Gavidia, la construcción de un parking en la Alameda o la obra de la SE-35 para permitir la llegada de Ikea. 

Sin embargo, medio año después, los mensajes conciliadores se han guardado en un cajón para dar paso a que todo proyecto en el que estén las dos administraciones implicadas sea susceptible de refriega política. No hace falta tirar mucho de hemeroteca para recordar el lío montado en torno a la decisión de La Caixa de abandonar el proyecto del Caixafórum en las Atarazanas para trasladarlo a la Torre Pelli. Del anuncio sólo quedó, al final, el eco de las acusaciones culpatorias del alcal- de hacía el consejero de Turismo, Luciano Alonso, y viceversa.

La víspera de las fiestas navideñas ha incorporado dos nuevos capítulos a este diario de la confrontación que se empeñan en escribir la Junta y el Ayuntamiento. En el cierre de la estación de autobuses del Prado, el Gobierno local argumenta que ha mantenido encuentros con técnicos de la Junta, pero también fijó como fecha límite el 1 de enero sin terminar de llegar a un acuerdo. IU tampoco vaciló mucho a la hora de elevar una proposición no de ley ante el Parlamento andaluz para mostrar, con el apoyo de los socialistas, su rechazo al cierre, que según el portavoz municipal, Francisco Pérez, se realizará sí o sí con el nuevo año. "Ya verá la Junta qué hace con sus líneas", dijo, recordando que el Prado es de titularidad municipal.  Hasta Zoido instó, en un acto del PP andaluz, a que la Junta "dejara de lado criterios partidistas" y desempolvó el discurso de que la Administración autonómica boicotea todo proyecto municipal, citando de nuevo que no acceda a una modificación del PGOU para poder dotar de uso comercial a la antigua comisaría de la Gavidia para poder proceder a su venta.

Lo mismo pasó ayer con la liberalización de horarios comerciales del Centro. El Consistorio diseñó un mapa que beneficiaba a El Corte Inglés y otras grandes cadenas del casco histórico y, para ello, contó con el apoyo de Aprocom y los autónomos, aunque no así de otros agentes sociales (sindicatos o consumidores) que han sido los que precisamente arroparon la alternativa de la Junta, que considera que es más beneficiosa para el pequeño comercio.

Tan enconado está este toma y daca que este asunto se dirimirá, si no se evita, ante un juez. Y eso sin contar que los dardos son diarios. Esta semana hubo tirón de orejas velado de la Junta por las críticas de Zoido al servicio 112; y la insistencia del Consistorio al retraso en el pago de las escuelas taller. Y así un día tras otro hasta que digan basta, o los políticos o los sevillanos.

  • 1