Deportes

El dilema de Mario: sufrir para ayudar al Betis o pasar por el quirófano

Pepe Mel desvela que la opción de ser operado vuelve a ser muy tenida en cuenta. La decisión es del futbolista.

el 03 mar 2012 / 12:19 h.

Mario, a la izquierda, en el Betis-Granada, su penúltima aparición.

Mario, el que estaba llamado a ser el jefe de la defensa del Betis, vuelve a tener problemas musculares. Está descartado para el partido del lunes ante el Levante, igual que Amaya, y la persistencia de las molestias en la pierna derecha reabre la posibilidad de que pase por el quirófano para que su calvario acabe de una vez por todas. Así fue revelado por el entrenador, Pepe Mel. "Desde el partido contra el Getafe sólo ha entrenado 15 minutos; no es suficiente. Ya sabéis que hablamos de la posibilidad de ser más agresivos y ahora no se descarta que sea operado", dijo.

El problema de Mario es que tiene la pierna diestra atrofiada y cualquier esfuerzo extra comprime los músculos, afecta a zonas basculo-nerviosas y acaba inutilizándole la extremidad. Es el síndrome compartimental y este último episodio le surgió durante los exigentes tests físicos a que fue sometida la plantilla en el entrenamiento del miércoles después de tres días de descanso. La solución quirúrgica es una fasciotomía, que consiste en practicar una incisión en la fascia, esto es, la membrana que recubre el músculo. Se abre y así el área dañada se expande y se suelta.

La fasciotomía no es una intervención complicada y tendría a Mario un mes de baja. Aquí aparece el dilema del jugador, que debe decidir qué pesa más, si su deseo de ayudar al equipo o la recuperación total de sus interminables molestias. Si el Betis estuviese salvado, el central se pondría en manos de los médicos. Y que conste que no es una lesión especialmente importante, hasta el punto de que también puede tratarse con reposo.

  • 1