martes, 13 noviembre 2018
05:22
, última actualización
Deportes

El dilema del presidente

el 20 dic 2011 / 21:16 h.

Aunque el palo judicial podría haber sido mucho mayor -Anticorrupción le pedía 30 años de cárcel-, Del Nido quiso transmitir ayer que ni por asomo se esperaba una condena tan "grave". "Ha sido una bofetada gorda", dijo. Su cara le delataba. Compareció puntualmente a las 19 horas en el hotel NH Central Convenciones de Sevilla junto a su abogado, Pedro Apalategui, también muy serio.

No leyó ninguna valoración sobre la sentencia, directamente dio la palabra a los periodistas, a los que respondió -sobre la sentencia en sí habló su abogado- durante unos veinte minutos. Él quiso centrarse en su papel de presidente del Sevilla. Confesó que su familia y amigos le han aconsejado que deje el club. Sus asesores y accionistas, por el contrario, le han pedido que se quede. Espera que la afición también le respalde. Tanto confía en su público que a un periodista le dijo que le esperaba en el Sánchez Pizjuán a las 21.30 para que lo viera con sus propios ojos. Asegura tener fuerzas para afrontar con la cabeza alta esta "bofetada". "El ser humano está para que cuando se caiga, se levante", afirmó. La rueda de prensa acabó con unos encendidos aplausos de aficionados y miembros de su equipo.

  • 1