Local

"El dinero debe servir al hombre pero no gobernar"

Arzobispo de Valencia, fue elegido hace apenas una semana vicepresidente de la Conferencia Episcopal. Hasta entonces era presidente de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar.

el 28 mar 2014 / 15:38 h.

TAGS:

¿Asistirá? Esa era la duda que planeaba en el aire en la jornada previa al I Encuentro de Laicos en Misión Compartida celebrado en el Colegio Nuestra Señora del Recuerdo de Madrid. Su presencia suponía el éxito rotundo de esta cita histórica en la que laicos y religiosos tendían puentes de comunicación para hacer visible una Iglesia aperturista que mira hacia el futuro en horizontal. Monseñor Carlos Osoro, vicepresidente de la Conferencia Episcopal y arzobispo de Valencia. / Foto: El Correo Monseñor Carlos Osoro, vicepresidente de la Conferencia Episcopal y arzobispo de Valencia. / Foto: El Correo A las 9.10 de la mañana coincidí en el único bar que estaba abierto en el entorno de este colegio histórico de los jesuitas que data de 1880. ¿Es él? Me pregunté. Y el murmullo que se generó en torno a él lo confirmó. El padre Elías Royón, coordinador de la Jornada salía a su encuentro. El Universo se alió para que todo sumara en esta cita histórica a la que se invitó con un año de antelación a monseñor Carlos Osoro en calidad de presidente de la Comisión de Laicos y ahora asistía como recién nombrado vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española. Es un comunicador nato. En su ponencia inaugural, la primera reflexión que lanza es que podría haber estado en las dos partes del ecuador que delimita el escenario con el patio de butacas, y lo confirmó en la entrevista que nos concedería en el plató improvisado por El Correo TV en la capilla del colegio. Concienciar, reflexionar y visibilizar al laicado. Ése es el objetivo marcado por monseñor Carlos Osoro en este encuentro. ¿Qué ha cambiado desde que usted empezó a trabajar como profesor a hoy que está mandado a dirigir el destino de la Iglesia española? Ha habido pasos excepcionales desde que comencé a trabajar dando clases hasta ahora se han dado pasos gigantes. Los laicos están muy preparados y ocupan cargos muy importantes. ¿La falta de vocaciones está obligando a potenciar la presencia del laicado para que sean un pilar dentro de la Iglesia Católica? Dios nos habla por los hechos. Los laicos han sido fundamentales pero es cierto que ahora están ocupando sitios más visibles e importantes dentro de la Iglesia. No por falta de vocaciones sino porque los laicos tienen que ocupar su sitio. De ahí la importancia de este I Encuentro de Laicos que aglutina a carismas muy distintos. Pero en el inicio mismo de la Iglesia, los laicos tuvieron un papel reconocido, especialmente a partir del Concilio Vaticano II. ¿Qué supone que Ricardo Blázquez sea el presidente de la Conferencia Episcopal en el camino de la Iglesia? Unidad, coherencia. ¿Qué significa para usted estar en la vicepresidencia? Servir a la Iglesia. Yo en todos los lugares he intentado darlo todo y ahora lo intentaré con todas mis fuerzas en una comunión real con don Ricardo y todos los obispos de España. ¿La Iglesia es una casa de puertas abiertas, como le gustaría al Papa Francisco? Quizás ha podido haber una etapa con puertas encajadas pero el Papa Francisco nos habla de una Iglesia que tiene que realizar una conversión pastoral y de puertas abiertas, en la que deben tener la posibilidad de entrar todos. Para así poder ver que lo más maravilloso que existe en la Iglesia es que alguien pueda llenar de alegría y esperanza el mundo, alguien capaz de transformar este mundo y esta tierra. El Papa Francisco en una de las reflexiones que hace aboga por una reforma financiera que no ignore la ética y eso requeriría un cambio de actitud enérgica por parte de los dirigentes políticos a quienes exhorta a que el dinero debe servir y no gobernar. Es cierto. La Iglesia tiene que ser una presencia viva, es el cuerpo del Señor y experimenta en sí misma la necesidad de expresar que lo fundamental en la historia es el ser humano. No es el señor el dinero sino el hombre. Para eliminar las pobrezas en las personas que están viviendo dificultad extrema. El dinero no es el centro de la vida, sino el ser humano. ¿Qué presencia tiene la mujer en la Iglesia, la debe visibilizar más? Desde el principio estaba María junto a los apóstoles. «Ahí tienes a tu Madre…», dijo Jesús. Hoy en muchas diócesis la mujer está presente y al frente de delegaciones. Tiene que hacerse con más intensidad pero, cuando uno contempla la vida de la Iglesia, el papel de la mujer ha sido esencial. ¿Qué le encoge el alma cuando coge un periódico o enciende un televisor? La división, la pobreza, el no contar con Dios o con la orientación que Dios da para hacer un mundo distinto. Me duele que ese arrinconamiento de Dios haga que no se viva con esa justicia de Dios que tiene un nombre misericordia. Va más allá de la justicia de los hombres. ¿La Iglesia da ejemplo? La iglesia tiene testigos maravillosos, pero también estamos algunos que no damos el testimonio que tenemos que dar… y provocamos que alguien se aleje por los modos en los que trabajamos o vivimos. Pero al margen de hombres como yo, hay otros que le dan voz a la Iglesia en medio de este mundo. ¿El sentido del humor está presente en la Iglesia? ¿Podemos reírnos de nosotros mismos? La alegría se siente cuando te sientes querido. Hay que saberse reír hasta de uno mismo. La alegría del Evangelio parte de la certeza de sentirse querido por Dios, que es capaz de extraer de cualquier situación, de un mal, un bien. ¿Qué le diría a quien busque en usted a un líder espiritual? Que la misericordia de Dios se acerca a su vida siempre… Hace falta tener los ojos muy cerrados para no descubrir que esto es cierto: un amor incondicional a los hombres. El diálogo entre la fe, la razón y la ciencia es uno de los epígrafes sobre los que ha reflexionado el Papa Francisco. La ciencia y la fe tienen un camino de armonía y pacificación. La Iglesia está en un camino de sinergias. La Iglesia nunca ha estado al margen de la ciencia. La razón y la fe tienen que vivir juntas. La fe sin la ciencia quizás no pueda dar una respuesta, pero la ciencia sin la fe no logra avances importantes. Los mejores científicos del mundo son hombres y mujeres que cuentan con Dios. ¿Dónde ve usted a Dios? En todas las cosas, en todo lo que vivo, pero para ello hay que tener una relación sincera… No necesito lugares especiales para ver el rostro y las huellas de Dios. Con 68 años y con tres años por delante como vicepresidente de la Conferencia Episcopal. ¿Cuál es su reto? Hacer viable la alegría del Evangelio del Papa Francisco. Y desprendía una alegría serena que no rehusó transmitir a quienes se acercaron a él durante toda la jornada de más de 12 horas de convivencia. Corren brisas renovadoras en la base de la Iglesia y así lo demostraron el millar de españoles laicos y consagrados a la vida religiosa que se dieron cita en el colegio jesuita de Chamartín.

  • 1