El director del proyecto FIVA dice que fracasó por el abandono de Innovación

Salvador Linares ha declarado como testigo ante el juez que investiga irregularidades en las ayudas públicas recibidas por Invercaria.

el 14 jun 2013 / 17:08 h.

El director del proyecto FIVA –el portal web que Invercaria encargó diseñar para ayudar a pequeñas empresas con una subvención de más de 1,5 millones de euros-, Salvador Linares, declaró hoy ante el juez que pese a que surgieron discrepancias con la empresa Novasoft encargada de desarrollar la herramienta y se realizaron recomendaciones de mejora que no se incorporaron “la causa esencial de la inviabilidad de FIVA no era el proyecto tecnológico presentado entregado por Novasoft exclusivamente sino esencialmente la falta de apoyo o abandono al proyecto por parte de la Consejería de Innovación”. Linares declaró hoy como testigo ante el juez que investiga irregularidades en las ayudas públicas concedidas para un proyecto que nunca llegó a ponerse en marcha y explicó que fue contratado como director del proyecto de forma directa, sin concurso público, por su formación como técnico en márketing y publicidad y tras haber colaborado con la empresa Construcciones Gráficas que realizó trabajos preparatorios de diseño gráfico del portal. Tras ser cesado fue contratado por el expresidente de Invercaria, Tomás Pérez Sauquilllo, para esta empresa de capital riesgo creada por Innovación hasta 2009, en ambos casos bajo un contrato mercantil. Señaló que no intervino en la contratación de Novasoft para el desarrollo de la herramienta informático sino que este contrato “le vino dado”- Su función era velar por que Novasoft realizara su trabajo y admitió que puso en conocimiento tanto en conversaciones informales como en documentación por escrito que facilitó a Pérez Sauquillo la “tardanza” de Novasoft en la realización, sobre todo por su “empeño” en desarrollar el portal en 3D, cuya complejidad esgrimía para el retraso, aunque también cree que Novasoft trabajó menos horas de las previstas. Linares pese a ser el director del proyecto no firmó las actas de recepción de las fases de trabajo que Novasoft iba entregando porque “no estaba de acuerdo” y lo hizo José Luis Hidalgo. Tampoco participó “para nada” en preparar documentación para solicitar la subvención a la agencia Idea de la Consejería de Innovación y solo recuerda que le pidieron “una factura proforma de los servicios prestados”. Pese a todo, señaló que aunque eran necesarias mejoras de la plataforma que entrego Novasoft porque “era poco usable”, defendió que el proyecto era “realizable y viable” y que “lo es también a día de hoy” por lo que “el trabajo realizado no es inútil”. No obstante, constató que tras la salida de Pérez Sauquillo ninguno de sus sucesores al frente de Invercaria se interesó por retomar FIVA ni mostraron interés por el mismo ni por le preguntaron por la causa de que fuera fallido aunque “a lo mejor en un café puede que sí”. A su juicio, la crisis económica no ha tenido nada que ver en ello porque era un servicio “muy barato” para las empresas andaluzas y aludió a que fue aparcado por la Junta tras las desavenencias surgidas con Novasoft sin que se buscase otra empresa tecnológica para continuarlo.

  • 1