Local

El diseño de la ampliación del tranvía prescinde de los carriles bus

El diseño de la ampliación del Metrocentro hasta Santa Justa lleva en exposición pública una semana y ya se negocian cambios en el Gobierno local. El trazado ha obviado los carriles bus desde San Bernardo a la estación de trenes y deja calles con hasta seis vías para los coches, tres en cada sentido.

el 15 sep 2009 / 02:54 h.

TAGS:

El diseño de la ampliación del Metrocentro hasta Santa Justa lleva en exposición pública una semana y ya se negocian cambios en el Gobierno local. El trazado ha obviado los carriles bus desde San Bernardo a la estación de trenes y deja calles con hasta seis vías para los coches, tres en cada sentido.

Los planos están ya a disposición de todos los ciudadanos en una oficina de información instalada en el Prado para facilitar la presentación de alegaciones. Ya hay algunas previstas, impulsadas desde el propio Gobierno local.

El diseño ha obviado uno de los compromisos de PSOE e IU: dedicar carriles específicos para el transporte público en todas las grandes calles de la ciudad. No están planteados ni en San Francisco Javier, ni en Luis de Morales ni en Kansas City.

A diferencia de lo que ocurre en la primera parte del proyecto -hasta San Bernardo-, donde se prima al transporte público, en el segundo tramo -hasta Santa Justa- prevalece el coche particular, con hasta seis carriles, tres en cada sentido. Pese a esto, habrá dos grandes estaciones de Tussam en el apeadero y en la estación de Renfe.

Fuentes del área de Movilidad apuntaron la posibilidad, que ya se aplica en otras ciudades, de que los autobuses compartan la plataforma reservada al tranvía. Circularían de esta forma por el espacio destinado al Metrocentro en el centro de la calzada y sobre las vías.

Esta opción fue rechazada por fuentes de la Agrupación de Interés Económico, que subrayaron que en el proyecto la única compatibilidad que se plantea entre los dos medios de transporte afecta a las paradas, que estarán ubicadas a pocos metros de distancia.

A esta falta de concreción sobre el diseño del transporte público se suma la postura de IU, que ha abierto una negociación interna sobre el trazado debido precisamente a cuestiones como la carencia de un espacio reservado para los autobuses.

"Si el tranvía es la estrella de una apuesta por el transporte público, no puede convertirse en un efecto llamada al tráfico rodado. Debemos garantizar la intermodalidad con una escala de prioridades: peatón, ciclista, transporte público y, por último, coches", explicó el primer teniente de alcalde, Antonio Rodrigo Torrijos.

La federación aprovechará para "introducir correcciones" -que afectan a los carriles bici, que se incluyen como parte del acerado, y al arbolado, que IU considera insuficiente- en el periodo de 30 días de alegaciones que se abrió la pasada semana. Además, aboga por someter el diseño al Consejo Económico y Social.

El alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, hizo alusión a estas diferencias con su socio de Gobierno: "El proyecto va a recoger las sugerencias que se realicen desde distintos ámbitos, incluso desde las diferentes delegaciones municipales. No sólo es el proyecto del Metrocentro en sí, sino también las obras que se van a realizar en su entorno".

Hizo referencia el regidor con estas palabras a elementos incluidos en el proyecto del tranvía como el túnel entre San Francisco Javier y Ramón y Cajal o el gran aparcamiento subterráneo para residentes previsto. También habrá cambios de tráfico.

La apuesta por el transporte público incluida en la primera parte de la ampliación deja la mayor parte de los carriles entre San Bernardo y la glorieta de San Francisco Javier para autobuses. De hecho, los coches sólo podrán realizar este trayecto en dirección Centro, ya que en el otro sentido se tendrán que desviar por Avión Cuatro Vientos.

No hay, sin embargo, referencia a la propuesta municipal de dejar en un único sentido las grandes vías. Todo está diseñado para que mantengan carriles en dos direcciones.

En la mayor parte del trayecto, el tranvía circulará por el centro de la calzada con un espacio reservado como zona verde en los laterales. La excepción es el tramo hasta San Bernardo, donde irá por la izquierda.

  • 1