Local

El diseño de San Jacinto vuelve a cambiar por los destrozos

El gobierno sustituye las láminas de cristal por losas de granito y suprime la iluminación

el 16 jul 2011 / 16:37 h.

TAGS:

Maximiliano Vílchez y Francisco Pérez visitaron el carril bici de Triana.

La imagen de San Jacinto vuelve a cambiar. El Ayuntamiento ha tomado la decisión de sustituir las láminas de cristal que delimitaban el carril bici por losas de granito. La medida, que elimina uno de los elementos estéticos del diseño de la calle que buscaba un efecto luminoso por las noches mediante una serie de bombillas de tipo led con luces de color azul en alusión al Guadalquivir, responde a una realidad que quedó en evidencia prácticamente desde el primer día: las láminas de cristal eran demasiado frágiles para una calle tan transitada como San Jacinto. Quedaron destrozadas a los tres días de su estreno tras ser pisadas por los camiones que instalaban las luces navideñas, fueron sustituidas con cargo al seguro de la obra, volvieron a romperse, y, finalmente, desde Semana Santa están muy deterioradas.


Este fin de semana, el Ayuntamiento ha decidido intervenir y zanjar el problema aunque sea a costa de suprimir la iluminación de la calle. La decisión la anunciaron ayer el delegado del distrito Triana, Francisco Pérez, y el responsable de Urbanismo, Maximiliano Vilches, y, el mismo día de su difusión, se empezó a aplicar. Durante la jornada de ayer los operarios empezaron a sustituir las bombillas y los cristales que las protegían por losas de granito tanto en los 225 metros de la línea que atraviesa la calle y que delimita el carril bici como en los alrededores de algunos árboles. La obra, según anunció el Consistorio, debe estar concluida antes del 20 de julio, cuando empieza la Velá y, para más adelante, queda la decisión a adoptar para resolver la delimitación de la vía ciclista que aún no está resuelta. El gobierno aplaza ya la señalización definitiva hasta el mes de septiembre.

“El Ayuntamiento no puede estar sustituyendo eternamente los cristales tanto por motivos económicos como de imagen, así como riesgo para los peatones y ciclistas”, apuntó el gobierno local, quien ya había adoptado recientemente una medida provisional para atenuar el deterioro de las láminas: reubicar los maceteros para tapar las zonas más dañadas y delimitar con ellos la vía para los ciclistas. Los cristales, como señala el Ayuntamiento, se habían convertido en un peligro no sólo para los viandantes, sino también para los niños al esparcirse los trozos por toda la calle peatonal.


Con esta medida se elimina uno de los elementos estéticos del diseño planteado por el anterior gobierno local para la calle San Jacinto, que sufrió en apenas unos meses varias obras de envergadura: la sustitución de la red de saneamiento, el diseño inicial de un carril bici dejando una vía para los coches, y el proyecto definitivo que suprimió finalmente la circulación de vehículos y homogeneizó el espacio de peatones y ciclistas dejando sólo una lámina de separación.


La peatonalización de San Jacinto, que se improvisó durante el pasado mandato, concluyó en noviembre de 2010 con un coste de 295.000 euros. Después de que durante varios meses se cortara la calle al tráfico vetando la circulación a través de unos macetones, la reforma se llevó a cabo para convertir la vía en un espacio realmente peatonal. 

  • 1