Local

El disidente Zapata es enterrado en Cuba "bajo un estado de sitio"

La prensa oficial de la isla ignora el fallecimiento del preso tras la huelga de hambre.

el 25 feb 2010 / 20:39 h.

TAGS:

Dirigentes del PP y disidentes cubanos guardaron ayer un minuto de silencio por Zapata.

Los restos del preso político cubano Orlando Zapata Tamayo, que pereció tras permanecer 85 días en huelga de hambre para pedir trato de "preso de conciencia", estatus que le reconocía Amnistía Internacional, fueron sepultados al amanecer de ayer jueves en Banes, su pueblo de la provincia oriental de Holguín, que estaba "bajo un verdadero estado de sitio", informaron ayer tanto fuentes de la oposición como la madre del disidente, Reina Tamayo.


El portavoz de la Comisión de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, Elizardo Sánchez, dijo a Efe que Banes estaba "ocupada desde el martes" y que al menos 50 opositores habían sido detenidos en los últimos días o forzados a quedarse en sus casas para evitar que fueran al velatorio y el entierro en Banes, entre ellos las bloguera Yoani Sánchez.


"Era como un pueblo tomado por el Ejército japonés en Filipinas", con todas las entradas y los lugares públicos tomados por agentes de la seguridad del Estado, agregó Sánchez, confirmando lo que ya habían denunciado desde el miércoles otros disidentes.


La oposición y la familia acusan al Gobierno que preside el general Raúl Castro de haber retenido hasta después del mediodía del miércoles el cadáver de Zapata y de exigir a la madre que lo sepultara ese mismo día. Según Sánchez, la familia se sintió insultada, pidió la oportunidad de velar el cadáver y entonces, tras consultar a La Habana, los agentes de seguridad aceptaron atrasar el entierro, primero sólo unas pocas horas, hasta las 7.00 horas -13.00 horas en España-. "Querían enterrarlo antes de que Banes se despertara", lamentó Sánchez. La madre de Zapata, que criticó al Gobierno de Raúl Castro, lo responsabilizó de lo que le pueda suceder por haber denunciado este hecho que califica de un "asesinato".


el féretro. Esta mujer explicó que ordenaron a la familia llevar el féretro de Zapata en un coche "y nos negaron a que lo lleváramos caminando hasta el cementerio como era nuestro deseo", comentó Tamayo. "Finalmente accedimos pero no por miedo, sino porque había llovido mucho y el suelo estaba muy malo", indicó. Las personas que siguieron el coche en el que era trasladado el cuerpo del opositor al régimen castrista gritaban consignas como "Orlando vive en nuestros corazones", "Libertad para Cuba y todos los presos políticos", "Libertad para todos" y "Abajo el régimen comunista", entre otras, comentó la madre de Zapata.


Esta mujer insistió en que la muerte de su hijo fue un "asesinato" y no se cansó de acusar al régimen comunista de haber cometido un "homicidio" contra su hijo, por tanto, responsabilizó a las autoridades cubanas de lo que pueda pasarle por sus denuncias que han tenido eco internacional.


A pesar de la repercusión a nivel internacional que ha tenido esta muerte, la prensa oficial cubana siguió ayer sin informar sobre el fallecimiento de Zapata y obvió incluso la declaración que hizo al respecto el general Castro que llegó a lamentar la muerte del disidente, aunque lo atribuyó a la confrontación de medio siglo con Estados Unidos, y dijo que en Cuba no se tortura, salvo en la prisión norteamericana de Guantánamo.


La que sí habló ayer fue la Iglesia Católica de Cuba que pidió al Gobierno que tome "las medidas necesarias" para evitar la muerte de disidentes y solicitó que se creen "condiciones de diálogo y entendimiento" que eviten "situaciones dolorosas" como ésta.


protesta. Mientras, en España también se convocaron actos de protesta por la muerte de Orlando Zapata. Así el Partido Popular realizó un minuto de silencio ante su sede nacional. Al acto acudieron entre otros, el coordinador de Presidencia y Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas; la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría; y el coordinador de Justicia, Federico Trillo.


Pese al aguacero que caía en ese momento en Madrid, también se sumaron al acto Blanca Reyes, representante de las Damas de Blanco y galardonada con el Premio Sajarov, y su marido, el escritor y disidente cubano Raúl Rivero, así como el cantante Willy Chirino.


A pesar de la repercusión del la muerte del disidente cubano Orlando Zapata, los presidentes de las comisiones de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) fueron ayer incapaces de aprobar una resolución para condenar la muerte del disidente e instar al régimen castrista a liberar a todos los presos políticos y comprometerse con la democracia y la convivencia.

  • 1